[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

El profeta Amós

Páginas relacionadas

 

Versión Reyna Valera 1904
para ir al capítulo deseado
1 2 3 4 5 6 7 8 9

La versión Biblia de Jerusalén 

Al final de cada capítulo encontrará el mismo pasaje
en la versión de la Biblia de Jerusalén

 

Capítulo 1
1:1
LAS palabras de Amós, que fué entre los pastores de Tecoa, las cuales vió acerca de Israel en días de Uzzía rey de Judá, y en días de Jeroboam hijo de Joas rey de Israel, dos años antes del terremoto.
1:2
Y dijo: el Altísimo bramará desde Sión, y dará su voz desde Jerusalem; y las estancias de los pastores se enlutarán, y secaráse la cumbre del Carmelo.
1:3
Así ha dicho el Altísimo: Por tres pecados de Damasco, y por el cuarto, no desviaré su castigo; porque trillaron á Galaad con trillos de hierro.
1:4
Y meteré fuego en la casa de Hazael, y consumirá los palacios de Ben-hadad.
1:5
Y quebraré la barra de Damasco, y talaré los moradores de Bicath-aven, y los gobernadores de Beth-eden: y el pueblo de Aram será trasportado á Chîr, dice el Altísimo.
1:6
Así ha dicho el Altísimo: Por tres pecados de Gaza, y por el cuarto, no desviaré su castigo; porque llevó cautiva toda la cautividad, para entregarlos á Edom.
1:7
Y meteré fuego en el muro de Gaza, y quemará sus palacios.
1:8
Y talaré los moradores de Azoto, y los gobernadores de Ascalón: y tornaré mi mano sobre Ecrón, y las reliquias de los Palestinos perecerán, ha dicho el Señor el Altísimo.
1:9
Así ha dicho el Altísimo: Por tres pecados de Tiro, y por el cuarto, no desviaré su castigo; porque entregaron la cautividad entera á Edom, y no se acordaron del concierto de hermanos.
1:10
Y meteré fuego en el muro de Tiro, y consumirá sus palacios.
1:11
Así ha dicho el Altísimo: Por tres pecados de Edom, y por el cuarto, no desviaré su castigo; porque persiguió á cuchillo á su hermano, y rompió sus conmiseraciones; y con su furor le ha robado siempre, y ha perpetuamente guardado el enojo.
1:12
Y meteré fuego en Temán, y consumirá los palacios de Bosra.
1:13
Así ha dicho el Altísimo: Por tres pecados de los hijos de Ammón, y por el cuarto, no desviaré su castigo; porque abrieron las preñadas de Galaad, para ensanchar su término.
1:14
Y encenderé fuego en el muro de Rabba, y consumirá sus palacios con estruendo en día de batalla, con tempestad en día tempestuoso:
1:15
Y su rey irá en cautiverio, él y sus príncipes todos, dice el Altísimo.


Amo 1:1 Palabras de Amós, uno de los pastores de Técoa. Visiones que tuvo acerca de Israel, en tiempo de Ozías, rey de Judá, y en tiempo de Jeroboam, hijo de Joás, rey de Israel, dos años antes del terremoto.
Amo 1:2 Dijo: Ruge Yahveh desde Sión, desde Jerusalén da su voz; los pastizales de los pastores están en duelo, y la cumbre del Carmelo se seca.
Amo 1:3 Así dice Yahveh: ¡Por tres crímenes de Damasco y por cuatro, seré inflexible! Por haber triturado con trillos de hierro a Galaad,
Amo 1:4 yo enviaré fuego a la casa de Jazael, que devorará los palacios de Ben Hadad;
Amo 1:5 romperé el cerrojo de Damasco, extirparé al habitante de Bicat Aven y de Bet Eden al que empuña el cetro; y el pueblo de Aram irá cautivo a Quir, dice Yahveh.
Amo 1:6 Así dice Yahveh: ¡Por tres crímenes de Gaza y por cuatro, seré inflexible! Por haber deportado poblaciones enteras, para entregarlas a Edom,
Amo 1:7 yo enviaré fuego a la muralla de Gaza, que devorará sus palacios;
Amo 1:8 extirparé al habitante de Asdod y de Ascalón al que empuña el cetro; volveré mi mano contra Ecrón, y perecerá lo que queda de los filisteos, dice el Señor Yahveh.
Amo 1:9 Así dice Yahveh: ¡Por tres crímenes de Tiro y por cuatro, seré inflexible! Por haber entregado poblaciones enteras de cautivos a Edom, sin acordarse de la alianza entre hermanos,
Amo 1:10 yo enviaré fuego a la muralla de Tiro, que devorará sus palacios.
Amo 1:11 Así dice Yahveh: ¡Por tres crímenes de Edom y por cuatro, seré inflexible! Por haber perseguido con espada a su hermano, ahogando toda piedad, por mantener para siempre su cólera, y guardar incesante su rencor,
Amo 1:12 yo enviaré fuego a Temán, que devorará los palacios de Bosrá.
Amo 1:13 Así dice Yahveh: ¡Por tres crímenes de los hijos de Ammón y por cuatro, seré inflexible! Por haber reventado a las mujeres encintas de Galaad, para ensanchar su territorio,
Amo 1:14 yo prenderé fuego a la muralla de Rabbá, que devorará sus palacios, en el clamor en día de combate, en la tormenta en día de huracán;
Amo 1:15 y su rey irá al cautiverio, juntamente con sus príncipes, dice Yahveh.

volver al inicio

Capítulo 2

2:1
ASÍ ha dicho el Altísimo: Por tres pecados de Moab, y por el cuarto, no desviaré su castigo; porque quemó los huesos del rey de Idumea hasta tornarlos en cal.
2:2
Y meteré fuego en Moab, y consumirá los palacios de Chêrioth: y morirá Moab en alboroto, en estrépito y sonido de trompeta.
2:3
Y quitaré el juez de en medio de él, y mataré con él á todos sus príncipes, dice el Altísimo.
2:4
Así ha dicho el Altísimo: Por tres pecados de Judá, y por el cuarto, no desviaré su castigo; porque menospreciaron la ley de el Altísimo, y no guardaron sus ordenanzas; é hiciéronlos errar sus mentiras, en pos de las cuales anduvieron sus padres.
2:5
Meteré por tanto fuego en Judá, el cual consumirá los palacios de Jerusalem.
2:6
Así ha dicho el Altísimo: Por tres pecados de Israel, y por el cuarto, no desviaré su castigo; porque vendieron por dinero al justo, y al pobre por un par de zapatos:
2:7
Que anhelan porque haya polvo de tierra sobre la cabeza de los pobres, y tuercen el camino de los humildes: y el hombre y su padre entraron á la misma moza, profanando mi santo nombre.
2:8
Y sobre las ropas empeñadas se acuestan junto á cualquier altar; y el vino de los penados beben en la casa de sus dioses.
2:9
Y yo destruí delante de ellos al Amorrheo, cuya altura era como la altura de los cedros, y fuerte como un alcornoque; y destruí su fruto arriba, sus raíces abajo.
2:10
Y yo os hice á vosotros subir de la tierra de Egipto, y os traje por el desierto cuarenta años, para que poseyeseis la tierra del Amorrheo.
2:11
Y levanté de vuestros hijos para profetas, y de vuestros mancebos para que fuesen Nazareos. ¿No es esto así, dice el Altísimo, hijos de Israel?
2:12
Mas vosotros disteis de beber vino á los Nazareos; y á los profetas mandasteis, diciendo: No profeticéis.
2:13
Pues he aquí, yo os apretaré en vuestro lugar, como se aprieta el carro lleno de haces;
2:14
Y la huída perecerá del ligero, y el fuerte no esforzará su fuerza, ni el valiente librará su vida;
2:15
Y el que toma el arco no resistirá, ni escapará el ligero de pies, ni el que cabalga en caballo salvará su vida.
2:16
El esforzado entre esforzados huirá desnudo aquel día, dice el Altísimo.


Amo 2:1 Así dice Yahveh: ¡Por tres crímenes de Moab y por cuatro, seré inflexible! Por haber quemado hasta calcinar los huesos del rey de Edom,
Amo 2:2 yo enviaré fuego a Moab que devorará los palacios de Queriyyot, y morirá con estruendo Moab, entre clamor, al son del cuerno;
Amo 2:3 de en medio de él extirparé yo al juez, y a todos sus príncipes los mataré con él, dice Yahveh.
Amo 2:4 Así dice Yahveh: ¡Por tres crímenes de Judá y por cuatro, seré inflexible! Por haber despreciado la Ley de Yahveh, y no haber guardado sus preceptos, porque los han extraviado sus Mentiras, las que ya habían seguido sus padres,
Amo 2:5 yo enviaré fuego a Judá que devorará los palacios de Jerusalén.
Amo 2:6 Así dice Yahveh: ¡Por tres crímenes de Israel y por cuatro, seré inflexible! Porque venden al justo por dinero y al pobre por un par de sandalias;
Amo 2:7 pisan contra el polvo de la tierra la cabeza de los débiles, y el camino de los humildes tuercen; hijo y padre acuden a la misma moza, para profanar mi santo Nombre;
Amo 2:8 sobre ropas empeñadas se acuestan junto a cualquier altar, y el vino de los que han multado beben en la casa de su dios...
Amo 2:9 Yo había destruido al amorreo delante de ellos, que era alto como la altura de los cedros y fuerte como las encinas; yo había destruido su fruto por arriba y sus raíces por abajo.
Amo 2:10 Y yo os hice subir a vosotros del país de Egipto y os llevé por el desierto cuarenta años, para que poseyeseis la tierra del amorreo.
Amo 2:11 Yo suscité profetas entre vuestros hijos, y nazireos entre vuestos jóvenes. ¿No es así, hijos de Israel?, oráculo de Yahveh.
Amo 2:12 Y vosotros habéis hecho beber vino a los nazireos, y habéis conminado a los profetas, diciendo: «¡No profeticéis!»
Amo 2:13 ¡Pues bien, yo os estrujaré debajo, como estruja el carro que está lleno de haces!
Amo 2:14 Entonces le fallará la huida al raudo, el fuerte no podrá desplegar su vigor, y ni el bravo salvará su vida.
Amo 2:15 El que maneja el arco no resistirá, no se salvará el de pies ligeros, el que monta a caballo no salvará su vida,
Amo 2:16 y el más esforzado entre los bravos huirá desnudo el día aquel, oráculo de Yahveh.

volver al inicio

Capítulo 3

3:1
OID esta palabra que ha hablado el Altísimo contra vosotros, hijos de Israel, contra toda la familia que hice subir de la tierra de Egipto. Dice así:
3:2
A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto visitaré contra vosotros todas vuestras maldades.
3:3
¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de concierto?
3:4
¿Bramará el león en el monte sin hacer presa? ¿dará el leoncillo su bramido desde su morada, si no prendiere?
3:5
¿Caerá el ave en el lazo en la tierra, sin haber armador? ¿alzaráse el lazo de la tierra, si no se ha prendido algo?
3:6
¿Tocaráse la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿habrá algún mal en la ciudad, el cual el Altísimo no haya hecho?
3:7
Porque no hará nada el Señor el Altísimo, sin que revele su secreto á sus siervos los profetas.
3:8
Bramando el león, ¿quién no temerá? hablando el Señor el Altísimo, ¿quién no porfetizará?
3:9
Haced pregonar sobre los palacios de Azoto, y sobre los palacios de tierra de Egipto, y decid: Reuníos sobre los montes de Samaria, y ved muchas opresiones en medio de ella, y violencias en medio de ella.
3:10
Y no saben hacer lo recto, dice el Altísimo, atesorando rapiñas y despojos en sus palacios.
3:11
Por tanto, el Señor el Altísimo ha dicho así: Un enemigo habrá aún por todos lados de la tierra, y derribará de ti tu fortaleza, y tus palacios serán saqueados.
3:12
Así ha dicho el Altísimo: De la manera que el pastor libra de la boca del león dos piernas, ó la punta de una oreja, así escaparán los hijos de Israel que moran en Samaria en el rincón de la cama, y al canto del lecho.
3:13
Oid y protestad en la casa de Jacob, ha dicho el Altísimo Dios de los ejércitos:
3:14
Que el día que visitaré las rebeliones de Israel sobre él, visitaré también sobre los altares de Beth-el; y serán cortados los cuernos del altar, y caerán á tierra.
3:15
Y heriré la casa del invierno con la casa del verano, y las casas de marfil perecerán; y muchas casas serán arruinadas, dice el Altísimo.

Amo 3:1 Escuchad esta palabra que dice Yahveh contra vosotros, hijos de Israel, contra toda la familia que yo hice subir del país de Egipto:
Amo 3:2 Solamente a vosotros conocí de todas las familias de la tierra; por eso yo os visitaré por todas vuestras culpas.
Amo 3:3 Caminan acaso dos juntos, sin haberse encontrado?
Amo 3:4 ¿Ruge el león en la selva sin que haya presa para él? ¿Lanza el leoncillo su voz desde su cubil, si no ha atrapado algo?
Amo 3:5 ¿Cae un pájaro a tierra en el lazo, sin que haya una trampa para él? ¿Se alza del suelo el lazo sin haber hecho presa?
Amo 3:6 ¿Suena el cuerno en una ciudad sin que el pueblo se estremezca? ¿Cae en una ciudad el infortunio sin que Yahveh lo haya causado?
Amo 3:7 No, no hace nada el Señor Yahveh sin revelar su secreto a sus siervos los profetas.
Amo 3:8 Ruge el león, ¿quién no temerá? Habla el Señor Yahveh, ¿quién no profetizará?
Amo 3:9 Pregonad en los palacios de Asur, y en los palacios del país de Egipto; decid: ¡Congregaos contra los montes de Samaria, y ved cuántos desórdenes en ella, cuánta violencia en su seno!
Amo 3:10 No saben obrar con rectitud - oráculo de Yahveh - los que amontonan violencia y rapiña en sus palacios.
Amo 3:11 Por eso, así dice el Señor Yahveh: El adversario invadirá la tierra, abatirá tu fortaleza y serán saqueados tus palacios.
Amo 3:12 Así dice Yahveh: Como salva el pastor de la boca del león dos patas o la punta de una oreja, así se salvarán los hijos de Israel, los que se sientan en Samaria, en el borde de un lecho y en un diván de Damasco.
Amo 3:13 Oíd y atestiguad contra la casa de Jacob - oráculo del Señor Yahveh, Dios Sebaot -
Amo 3:14 que el día que yo visite a Israel por sus rebeldías, visitaré los altares de Betel; serán derribados los cuernos del altar y caerán por tierra.
Amo 3:15 Sacudiré la casa de invierno con la casa de verano, se acabarán las casas de marfil, y muchas casas desaparecerán, oráculo de Yahveh.


volver al inicio

Capítulo 4

4:1
OID esta palabra, vacas de Basán, que estáis en el monte de Samaria, que oprimís los pobres, que quebrantáis los menesterosos, que decis á sus señores: Traed, y beberemos.
4:2
El Señor el Altísimo juró por su santidad: He aquí, vienen días sobre vosotros en que os llevará en anzuelos, y á vuestros descendientes en barquillos de pescador.
4:3
Y saldrán por los portillos la una en pos de la otra, y seréis echadas del palacio, dice el Altísimo.
4:4
Id á Beth-el, y prevaricad; en Gilgal aumentad la rebelión, y traed de mañana vuestros sacrificios, vuestros diezmos cada tres años;
4:5
Y ofreced sacrificio de alabanza con leudo, y pregonad, publicad voluntarias ofrendas; pues que así lo queréis, hijos de Israel, dice el Señor el Altísimo.
4:6
Yo también os dí limpieza de dientes en todas vuestras ciudades, y falta de pan en todos vuestros pueblos: mas no os tornasteis á mí, dice el Altísimo.
4:7
Y también yo os detuve la lluvia tres meses antes de la siega: é hice llover sobre una ciudad, y sobre otra ciudad no hice llover: sobre una parte llovió; la parte sobre la cual no llovió, secóse.
4:8
Y venían dos ó tres ciudades á una ciudad para beber agua, y no se hartaban: con todo no os tornásteis á mí, dice el Altísimo.
4:9
Os herí con viento solano y oruga; vuestros muchos huertos y vuestras viñas, y vuestros higuerales y vuestros olivares comió la langosta: pero nunca os tornasteis á mí, dice el Altísimo.
4:10
Envié entre vosotros mortandad al modo que en Egipto: maté á cuchillo vuestros mancebos, con cautiverio de vuestros caballos; é hice subir el hedor de vuestros reales hasta vuestras narices: empero no os tornasteis á mí, dice el Altísimo.
4:11
Trastornéos, como cuando Dios trastornó á Sodoma y á Gomorra, y fuisteis como tizón escapado del fuego: mas no os tornasteis á mí, dice el Altísimo.
4:12
Por tanto, de esta manera haré á ti, oh Israel: y porque te he de hacer esto, aparéjate para venir al encuentro á tu Dios, oh Israel.
4:13
Porque he aquí, el que forma los montes, y cría el viento, y denuncia al hombre su pensamiento; el que hace á las tinieblas mañana, y pasa sobre las alturas de la tierra; el Altísimo, Dios de los ejércitos, es su nombre.

Amo 4:1 Escuchad esta palabra, vacas de Basán, que estáis en la montaña de Samaria, que oprimís a los débiles, que maltratáis a los pobres, que decís a vuestros maridos: «¡Traed, y bebamos!»
Amo 4:2 El Señor Yahveh ha jurado pro su santidad: He aquí que vienen días sobre vosotras en que se os izará con ganchos, y, hasta las últimas, con anzuelos de pescar.
Amo 4:3 Por brechas saldréis cada una a derecho, y seréis arrojadas al Hermón, oráculo de Yahveh.
Amo 4:4 ¡Id a Betel a rebelaros, multiplicad en Guilgal vuestras rebeldías, llevad de mañana vuestros sacrificios cada tres días vuestros diezmos;
Amo 4:5 quemad levadura en acción de gracias, y pregonad las ofrendas voluntarias, voceadlas, ya que es eso lo que os gusta, hijos de Israel!, oráculo del Señor Yahveh.
Amo 4:6 Yo también os he dado dientes limpios en todas vuestras ciudades, y falta de pan en todos vuestros lugares; ¡y no habéis vuelto a mí! oráculo de Yahveh.
Amo 4:7 También os he cerrado la lluvia, a tres meses todavía de la siega; he hecho llover sobre una ciudad, y sobre otra ciudad no he hecho llover; una parcela recibía lluvia, y otra parcela, falta de lluvia, se secaba;
Amo 4:8 dos, tres ciudades acudían a otra ciudad a beber agua, pero no calmaban su sed; ¡y no habéis vuelto a mí!, oráculo de Yahveh.
Amo 4:9 Os he herido con tizón y añublo, he secado vuestras huertas y viñedos; vuestras higueras y olivares los ha devorado la langosta; ¡y no habéis vuelto a mí!, oráculo de Yahveh.
Amo 4:10 He enviado contra vosotros peste, como la peste de Egipto, he matado a espada a vuestros jóvenes, mientras vuestros caballos eran capturados; he hecho subir a vuestras narices el hedor de vuestros campamentos, ¡y no habéis vuelto a mí!, oráculo de Yahveh.
Amo 4:11 Os he trastornado como Dios trastornó a Sodoma y Gomorra, habéis quedado como un tizón salvado de un incendio; ¡y no habéis vuelto a mí!, oráculo de Yahveh.
Amo 4:12 Por eso, así voy a hacer contigo, Israel, y porque esto voy a hacerte, prepárate, Israel, a afrontar a tu Dios.
Amo 4:13 Porque está aquí quien forma los montes y crea el viento, quien descubre al hombre cuál es su pensamiento, quien hace aurora las tinieblas, y avanza por las alturas de la tierra: Yahveh, Dios Sebaot es su nombre.


volver al inicio

Capítulo 5

5:1
OID esta palabra, porque yo levanto endecha sobre vosotros, casa de Israel.
5:2
Cayó la virgen de Israel, no más podrá levantarse; dejada fué sobre su tierra, no hay quien la levante.
5:3
Porque así ha dicho el Señor el Altísimo: La ciudad que sacaba mil, quedará con ciento; y la que sacaba ciento, quedará con diez, en la casa de Israel.
5:4
Empero así dice el Altísimo á la casa de Israel: Buscadme, y viviréis;
5:5
Y no busquéis á Beth-el ni entreis en Gilgal, ni paséis á Beer-seba: porque Gilgal será llevada en cautiverio, y Beth-el será deshecha.
5:6
Buscad á el Altísimo, y vivid; no sea que hienda, como fuego, á la casa de José, y la consuma, sin haber en Beth-el quien lo apague.
5:7
Los que convierten en ajenjo el juicio, y dejan en tierra la justicia,
5:8
Miren al que hace el Arcturo y el Orión, y las tinieblas vuelve en mañana, y hace oscurecer el día en noche; el que llama á las aguas de la mar, y las derrama sobre la haz de la tierra: el Altísimo es su nombre:
5:9
Que da esfuerzo al despojador sobre el fuerte, y que el despojador venga contra la fortaleza.
5:10
Ellos aborrecieron en la puerta al reprensor, y al que hablaba lo recto abominaron.
5:11
Por tanto, pues que vejáis al pobre y recibís de él carga de trigo; edificasteis casas de sillares, mas no las habitaréis; plantasteis hermosas viñas, mas no beberéis el vino de ellas.
5:12
Porque sabido he vuestras muchas rebeliones, y vuestros grandes pecados: que afligen al justo, y reciben cohecho, y á los pobres en la puerta hacen perder su causa.
5:13
Por tanto, el prudente en tal tiempo calla, porque el tiempo es malo.
5:14
Buscad lo bueno, y no lo malo, para que viváis; porque así el Altísimo Dios de los ejércitos será con vosotros, como decís.
5:15
Aborreced el mal, y amad el bien, y poned juicio en la puerta: quizá el Altísimo, Dios de los ejércitos, tendrá piedad del remanente de José.
5:16
Por tanto, así ha dicho el Altísimo Dios de los ejércitos, el Señor: En todas las plazas habrá llanto, y en todas las calles dirán, ¡Ay! ¡ay! y al labrador llamarán á lloro, y á endecha á los que endechar supieren.
5:17
Y en todas las viñas habrá llanto; porque pasaré por medio de ti, dice el Altísimo.
5:18
¡Ay de los que desean el día de el Altísimo! ¿para qué queréis este día de el Altísimo? Será de tinieblas, y no luz:
5:19
Como el que huye de delante del león, y se topa con el oso; ó si entrare en casa y arrimare su mano á la pared, y le muerda la culebra.
5:20
¿No será el día de el Altísimo tinieblas, y no luz; oscuridad, que no tiene resplandor?
5:21
Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me darán buen olor vuestras asambleas.
5:22
Y si me ofreciereis holocaustos y vuestros presentes, no los recibiré; ni miraré á los pacíficos de vuestros engordados.
5:23
Quita de mí la multitud de tus cantares, que no escucharé las salmodias de tus instrumentos.
5:24
Antes corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo.
5:25
¿Habéisme ofrecido sacrificios y presentes en el desierto en cuarenta años, casa de Israel?
5:26
Mas llevabais el tabernáculo de vuestro Moloch y Chiún, ídolos vuestros, la estrella de vuestros dioses que os hicisteis.
5:27
Hareos pues trasportar más allá de Damasco, ha dicho el Altísimo, cuyo nombre es Dios de los ejércitos.

Amo 5:1 Escuchad esta palabra que yo entono contra vosotros como elegía, casa de Israel:
Amo 5:2 ¡Ha caído, no volverá ya a levantarse, la virgen de Israel; postrada está en su suelo, no hay quien la levante!
Amo 5:3 Porque así dice el Señor Yahveh a la casa de Israel: La ciudad que sacaba mil a campaña quedará sólo con cien, y la que sacaba cien quedará sólo con diez.
Amo 5:4 Porque así dice Yahveh a la cas