Catequesis y Comunicación

 

"… vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir con todo lo que yo les he encomendado. Yo estoy con ustedes todos los días hasta que se termine este mundo". Mateo 28, 19-20

Jesús, antes de ir al Padre, llama a sus apóstoles para que extiendan la Buena Noticia a todos los pueblos.

- No dice: "vayan y hagan que todos sepan de memoria los preceptos que les indiqué".

- Tampoco dice: "vayan y convénzanlos de que es necesario hacer prácticas piadosas para agradar al Padre".

- Dice: "… hagan que todos los pueblos sean mis discípulos". Ser discípulo es ser seguidor, amigo del Maestro, continuador.

Esta es la primera tarea del catequista: hacer discípulos. Tratar de encender la luz de Cristo en el corazón de los demás de la misma manera o mejor de lo que está encendida en el propio corazón.

Por eso, nadie puede ser catequista si no está movido por la fuerza del Espíritu Santo que lo impulsa desde adentro para comunicar y contagiar el amor, la esperanza y la fe.

- Nadie da de lo que no tiene.

- Es imposible anunciar a Jesucristo si no hubo encuentro con él. Quien repite una serie de verdades aprendidas y no aprehendidas para que otros, a su vez, las repitan, no es catequista…

- La catequesis consiste en hacer discípulos. Y los discípulos no hacen ni se forman por imposición, por obligación, bajo presión o con miedo.

"… Bautícenlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo…"

El anuncio del Reino va de la mano de la conversión. Bautizarse es renacer. Volver a nacer en Cristo desde el agua del bautismo.

La invitación de Jesús no fue hecha para que sus discípulos discutamos acerca de sacramentalidad o sacramentalismo. La invitación fue hecha para que los hombres sepan que la adhesión a la Buena Noticia es un acto libre y responsable y quien desea hacerlo se dispone a nacer de nuevo.

- La catequesis conduce a la conversión. La catequesis lleva a una plenitud en la vida en Cristo que moviliza a la persona desde lo más profundo de su ser.

"…y enséñenles a cumplir con todo lo que yo les he encomendado". Porque la catequesis no es sólo invitación sino también compromiso de vivir .

- Jesús, con su vida y con su obra, nos ha mostrado un camino. Él mismo se nos ha mostrado como Camino, Verdad y Vida.

- Jesús no ha revelado una colección de verdades, ha revelado la Verdad. Por eso, la catequesis apunta a suscitar actitudes de vida que reflejen lo que Jesús nos encomendó. No se trata de un código de ética o una serie de reglas morales. El mensaje de Jesús va mucho más allá de eso.

Nuestra adhesión a Jesús es una adhesión a una persona y no a una idea.

El evangelio encierra un mensaje abarcativo de una forma de vivir. No es una ideología porque está más allá de las ideologías. No es un ideario o un reglamento porque supera ampliamente las limitaciones que tienen los reglamentos y los idearios. El evangelio es un programa de vida.

 

Quien conoce a Jesús se reviste con el Espíritu Santo y se convierte en verdadero hombre nuevo. La luz de Cristo hace cambiar todas las perspectivas humanas.

- Catequizar es acompañar el crecimiento en la fe por el camino de la luz que conduce hasta la Casa del Padre. Es muy limitado pensar que la catequesis es un simple "aprendizaje religioso". El saber es sólo un aspecto del conocimiento de Dios.

- No basta saber. Porque se puede saber de Dios y no creer en él.

- Un doctor en teología puede enseñar teología y hacerlo bien aunque no tenga fe y aunque no le preocupe "enseñar" la fe. Por supuesto que si tiene fe, su ciencia será más creíble pero no es indispensable la fe para el saber…

- Un catequista no puede contagiar la fe, ni suscitar una respuesta de fe, ni testimoniar su fe si no la posee. Porque la catequesis no es una técnica que se "aplica" sin más.

- La catequesis es una acción comunitaria; una comunidad que catequiza y, al catequizar, forma comunidad.

 


Volver al Inicio del Documento

 


[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]