[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Lo que el dolor enseña: Hans Georg Gadamer

El dolor enseña

Páginas relacionadas 

Ofrecemos un extracto del último discurso del filósofo Hans-Georg Gadamer antes de su muerte, en el año 2002, y que lleva por título Medicina y enfermedad: una relación más natural con la sanidad

Es ciertamente posible conocer un poco mejor la medicina contemporánea evitando considerarla como una disciplina únicamente destinada a combatir el dolor. En cualquier caso, es también posible olvidar fácilmente cómo la desaparición del dolor se encuentra, desde tiempo inmemorial, entre las experiencias de la existencia humana. Paralelamente, pertenece al equilibrio de la existencia humana atravesar períodos en los que el dolor se agudiza, y otros en los que se mitiga, sin que sea necesaria siquiera la ayuda de un médico, como es el caso del dolor muscular, que no es una enfermedad en sí, sino el obvio resultado de un esfuerzo físico excesivo.

 Es posible sostener con seguridad que ayudar a soportar y aliviar el dolor ha sido siempre un objetivo del comportamiento humano; es asimismo obvio que las abuelas y las madres no dejan de cuidar a su prole ni siquiera cuando son ya adultos e independientes.

Las técnicas utilizadas para eliminar el dolor, que se transmiten de generación en generación, se han transformado en los últimos tiempos de manera radical; testigos de ello son los propios médicos. Los pacientes –sumergidos en la espiral de los medios de comunicación– exigen ser curados con fármacos, incluso en aquellos casos en los que el médico tiene buenos motivos para no recetarlos, aun a riesgo de comprometer su propio prestigio. En la época de la tecnología, la lucha contra el dolor se ha convertido en un aspecto problemático del tratamiento médico. Los progresos de la técnica y, sobre todo, de la química han elevado de tal modo la posibilidad de curación, que se han dejado de practicar las terapias naturales.

No podemos sorprendernos si, en una situación de enfermedad, muchos tienden a abusar de los fármacos, ya que los tiempos que requiere la curación natural no son valorados con la paciencia necesaria. Es obvio –o, al menos, debería serlo– que la existencia de hospitales dotados de la tecnología más sofisticada no debería obstaculizar el suministro de las curas tradicionales. Éstas presentan una ventaja inmediatamente comprensible, ya que son instrumentos orientados a favorecer el proceso de curación. Nadie duda de la utilidad de los fármacos, que mitigan o eliminan el dolor; sin embargo, una curación natural procura a la salud beneficios menos inmediatos, pero más prolongados en el tiempo.

A la edad de veintidós años yo también descubrí el sufrimiento físico cuando, contagiado por el virus de la polio, permanecí durante semanas con fuertes dolores en la espina dorsal. Me preguntaba, presa del ansia, si se agravaría la parálisis, sabiendo bien que para aquella enfermedad no existía cura y los dolores son inevitables. En consecuencia, como no podía moverme de la cama, reanudé los estudios de Filosofía y leí las obras completas del que me parece el narrador lírico más grande de la Literatura alemana: Jean Paul. Se trataba de veinte volúmenes. Finalmente, los dolores se atenuaron, pero debí afrontar el problema de la debilidad en las piernas, lo que me llevó a una larga práctica deportiva.


Una gran oportunidad

El aspecto más sorprendente de nuestra sorprendente existencia es el hecho de olvidar –se acaba por olvidar– el lento venir a menos de cuanto nos es más precioso. Al mismo tiempo, tenemos influencia sobre el dolor en el momento en que, para defendernos de su agresión, nos dedicamos a una actividad que nos absorbe completamente y que nos da satisfacción. Asimismo, el dolor constituye una gran oportunidad –quizá la mayor oportunidad– para conocer la verdadera dimensión de la existencia, siempre y cuando no dejemos que nos venza. El peligro más grande de esta época dominada por la tecnología está en que nuestras capacidades no pueden ser desarrolladas plenamente. La alternativa a las tecnologías es la alegría por el éxito conseguido, un reencontrado dominio de sí mismo y, finalmente, la sensación de un reconquistado bienestar. Esta alegría, junto con los cuidados recibidos y el tesón demostrado, son probablemente la mejor medicina que la naturaleza nos regala.



Hans-Georg Gadamer
(Gracias a A&O 445)


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]