[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Comunicar la verdad de la Iglesia sobre la sexualidad en medio de una cultura hostil

Páginas relacionadas 

 


John Henry Westen LifeSiteNews

Texto completo de la conferencia de John Henry Westen en el quinto Congreso Anual Mundial de Oración por la vida en Roma el 6 de octubre de 2010. El Sr. Westen es el editor en jefe de LifeSiteNews


(Descargar en formato *.word)

 

INTRODUCCIÓN

HOMOSEXUALIDAD

LA INSTRUCCIÓN DEL VATICANO A LOS OBISPOS PROHÍBE EL SILENCIO

EL EJEMPLO DEL VATICANO Y DEL PAPA BENEDICTO

PARTIENDO DE UNA PERSPECTIVA MÉDICA OPONERSE A ACTOS HOMOSEXUALES NO ES OTRA COSA QUE AMAR

LA PERSPECTIVA ESPIRITUAL

LA PERSPECTIVA ESPIRITUAL:
LA RESPUESTA DE CARA A MUCHOS DEBATES EN LA GUERRA CULTURAL


EL PROCEDIMIENTO CARITAS IN VERITATE FUNCIONA

EL CAMBIO HA COMENZADO
¿POR QUÉ YO?

CONCLUSIÓN



INTRODUCCIÓN
¿Alguna vez se ha dado cuenta que la guerra cultural casi enteramente enfoca la sexualidad?
Abortos, uniones homosexuales mal llamados matrimonios, contracepción, adulterio, pornografía, promiscuidad, educación sexual, divorcio, homosexualidad, fertilización in vitro, la investigación de células madre embrionarias, todo esto está relacionado con la sexualidad.
Cuando escuché al filósofo Peter Kreeft pronunciar está apreciación recordé cómo nos ha advertido Nuestra Señora de Fátima por medio de la beata Jacinta Marto: "Más almas se van al infierno por los pecados de la carne que por cualquier otra razón".
Pero ¿por qué?
En su Teología del Cuerpo el Papa Juan Pablo II resaltó que la sagrada unión entre el hombre y la mujer en matrimonio, la unión conyugal, una imagen primordial grabada en la humanidad es aquella de las relaciones intertrinitarias en las cuales según nuestra vocación participaremos plenamente en la vida que ha de venir. Los santos padres describen a la santísima Trinidad como el Padre ama plenamente al Hijo y el Hijo ama totalmente al Padre y ese amor total, esa entrega mutua completa es el Espíritu Santo. La unión conyugal como tal también es una imagen clave, la de la relación de Cristo con su Iglesia.
Ahora bien, si usted fuera Satanás y su meta fundamental fuera él alejar a la humanidad del cielo y de Cristo, ¿acaso no sería este el primer objetivo de su ataque, precisamente el intentar de distorsionar la imagen más altísima, la de las relaciones trinitarias y la de la relación de Cristo con su Iglesia?
Es por tanto en este campo que tenemos que concentrar muchísimo nuestro esfuerzo para rescatar las almas y devolverlas a Cristo. Desgraciadamente la forma cómo hemos comunicado la verdad de la Iglesia sobre la sexualidad, o la forma como hemos fallado de comunicarla, en gran parte ha favorecido para que se pierdan la mayoría de los católicos que se han alejado.
¿Dónde hemos perdido la batalla de comunicar la verdad?
Justamente en estos casos tan duros cuando hemos pensado que era prudente o conveniente o también parte del cuidado pastoral de guardar silencio y de esta manera apaciguar la cultura prevalente.
En su vasta mayoría obispos y sacerdotes en el occidente ha fallado de presentar la convicción de la Iglesia en contra la contracepción y en favor de estar abiertos a la vida, han fallado en presentar la convicción en contra de la fertilización in vitro y han fallado al no apoyar el respeto al orden de la procreación como Dios lo ha previsto, han fallado en presentar la doctrina contra los actos homosexuales y con ello la la enseñanza a favor de la castidad en medio de fuertes tentaciones, han fallado en dar testimonio en contra de la falta de modestia y en favor de la guarda de la vista.
¿Y cuál ha sido el resultado de esta falla en la enseñanza? ¿Acaso el silencio de la Iglesia ha conseguido la paz cultural en esta área? No.
La práctica rampante de la contracepción ha desembocado de manera inevitable en el holocausto del aborto. La falta de pudor y la total falta de la guarda de la vista nos ha acercado a una casi universal adicción a la pornografía. La fertilización in vitro nos ha dado como resultado la investigación de las células madre de embriones. El aceptar los actos homosexuales ha conducido al mal llamado matrimonio homosexual y ha conducido en varias naciones a que se reduzca la libertad de la práctica religiosa.
Tenemos que comenzar con CARITAS IN VERITATE. Esta es la respuesta de Cristo, de su Madre y de la Iglesia. No es amor el que permite que sus hijos se comporten mal de manera escandalosa sin corregirlos. Hablando como padre de siete hijos con cero que muchas veces es más fácil de mirar a propósito en otra dirección y no tener que darse cuenta del mal comportamiento. Pero por amor los padres deben corregir a sus hijos y enseñarles disciplina.
De la misma manera a la Iglesia, especialmente sus pastores,-los padres de las almas,-deben alimentar a su rebaño, deben enseñar las verdades aunque sea difícil y políticamente vaya contracorriente. Esto es amor verdadero.
Da pena pero es obvio que estamos viviendo en tiempos de los que habla San Pablo en 2 Timoteo 4 cuando dijo " Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por su propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades". Pero el apóstol de las gentes ordena estrictamente al obispo Timoteo que cumpla con su ministerio de evangelizar a pesar de todo.
"Te conjuro en presencia de Dios y de Cristo Jesús que ha de venir a juzgar a vivos y muertos, por su Manifestación y por su Reino: Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, amenaza, exhorta con toda paciencia y doctrina".

HOMOSEXUALIDAD
En este momento enfrentémonos con uno de los temas más difíciles de nuestros días en el área de la sexualidad. Un tema que muchos no quieren debatir,-el tema de la homosexualidad.
La década pasada ha visto cómo se corroe la concepción tradicional del matrimonio en muchas naciones especialmente en el occidente pero cada vez más esta amenaza de la familia se experimenta también en el mundo de los países en desarrollo.
El así llamado matrimonio homosexual es legal en 10 naciones. Uniones civiles homosexuales son legales en otros 20 países y el tema está bajo consideración política en otras 43 naciones más.
Mi país, el Canadá, ha sido una de las primeras naciones en sucumbir en este aspecto aceptando el así llamado matrimonio homosexual primera mente por orden de la corte y luego ratificado por la legislación federal en el 2005.
Durante el debate que condujo a que pase esta ley, mi colega de LifeSiteNews Steve Jalsevac y yo hemos sido invitados a formar parte de la Comisión de expertos asesores a la conferencia de obispos católicos de Ontario en orden a debatir de cómo tratar este tema del matrimonio homosexual en público.
Habíamos ofrecido cada día información acerca del tema durante muchos años nosotros y sabíamos que la lucha para lograr el matrimonio de personas del mismo sexo tenía muy poco que ver con el matrimonio per se. Los activistas homosexuales discutían entre ellos mismos la necesidad del matrimonio y la mayoría no tenían interés en las restricciones que significaba una unión formalizada en términos del contrato exclusivo.
Sin embargo los líderes entre los activistas convencieron el movimiento que deberían conseguir el matrimonio como manifestación social de la aprobación del comportamiento homosexual. Es que a los homosexuales practicantes y también a todos aquellos involucrados en comportamiento sexual aberrante su conciencia los incomoda mucho.
Muchos activistas en el ambiente homosexual buscan la aprobación de la sociedad ya que piensan erróneamente que esto va a calmar la voz de su conciencia. No buscan solamente tolerancia sino aprobación directa y hasta quieren se prohíba el disenso. Y encima de eso en las naciones como la mía los que hablaban en contra de la homosexualidad se ha llegado a ponerles multas y castigos, también hay un movimiento en auge en favor de una educación homosexual en los colegios y hasta quieren prevenir que los padres retiren a sus hijos de estas clases.
En una reunión de asesoría con la conferencia episcopal surgió el tema que el único camino para entrar en ese debate habría que tratarse el tema de la homosexualidad tanto tiempo ignorado. Habría que enseñar acerca de los actos homosexuales que eran peligroso para el cuerpo y el alma. Se subrayó que proceder de otra manera dejaba de enfrentar el corazón del problema.
Una doctora en esta reunión estaba de acuerdo con este proceder a partir de su conocimiento de riesgos mayores de salud asociados con ese estilo de vida.
Sin embargo se levantaron muchas otras voces especialmente de académicos que afirmaban que un tal proceder de ninguna manera era apropiado. Y algunos de estos mismos académicos no aceptaban completamente la doctrina de la Iglesia en esta materia, sin embargo se les escuchó.
La preocupación central de los obispos del Canadá consistiría, por tanto, en promover el matrimonio heterosexual y hablar en contra del matrimonio homosexual sin jamás mencionar el hecho de que los actos homosexuales hacen daño.
Los obispos de esta manera no eran capaces de manifestar su preocupación por aquellos involucrados en este estilo de vida destructivo.
Cardinal Marc Ouellet, el nuevo prefecto de la Congregación Para los Obispos, al partir del Canadá a Roma dio una entrevista en la cual expresó sus preocupaciones de cara a los católicos académicos y "la mentalidad de disenso" que dominaba entre ellos.
El cardenal reclamaba un "nuevo dinamismo intelectual" para "rescatar el espíritu del cristianismo" y "crear una nueva cultura cristiana". "Necesitamos intelectuales para esto, teólogos, filósofos, cristianos que verdaderamente creen en el Evangelio y aceptan la doctrina de la Iglesia en cuestiones morales", dijo. "Hemos sufrido esta mentalidad de disenso que "sigue prevaleciendo entre los académicos", dijo.

LA INSTRUCCIÓN DEL VATICANO A LOS OBISPOS PROHÍBE EL SILENCIO
El Vaticano prevenía específicamente contra el silencio en cuanto las verdades concretas de la homosexualidad. El hombre que ahora es nuestro Papa, mientras era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe emitió una declaración pública dirigida a los obispos y la Iglesia católica que el SILENCIO respecto a las enseñanzas de la Iglesia en cuanto al daño espiritual de los actos homosexuales era en realidad una caridad malentendida que no era ni cuidado ni pastoral.
En el año 1986 el documento de la CDF con el título "Carta a los obispos y la Iglesia católica sobre el cuidado pastoral de personas homosexuales" enfatizó la necesidad de "manifestar claramente que la actividad homosexual es inmoral". La instrucción a los obispos del mundo sobre la homosexualidad añadía: "Con todo queremos aclarar que el alejarse de la enseñanza de la Iglesia o su silencio al respecto a partir de un esfuerzo para proveer cuidado pastoral no es cuidado ni pastoral. Solamente lo que es verdadero puede ser pastoral en última instancia. La negligencia respecto a la posición de la Iglesia impide que hombres y mujeres homosexuales reciban el cuidado que necesitan y que merecen".

EL EJEMPLO DEL VATICANO Y DEL PAPA BENEDICTO
En 2005, pocas semanas después de la elección del Papa Benedicto XVI, el cardenal Alfonso López Trujillo que continuaba en su misión de prefecto del Consejo Pontificio de la Familia emitió una de las declaraciones más fuertes que se han publicado en la Iglesia defendiendo la familia tradicional.
El cardenal Trujillo dijo que los parlamentos que "abren el camino para matrimonios de personas del mismo sexo... destruyen paso a paso la institución de la familia, la herencia más valiosa de los pueblos y de la humanidad". Él tildó el matrimonio homosexual como "crimen que constituye la destrucción del mundo". Y hablando de la adopción de niños por parejas homosexuales dijo "eso destruiría el futuro del niño, sería un acto de violencia moral contra el niño".
Con estas palabras fuertes despertó a muchos de cara a los peligros y el ataque a nivel mundial contra la familia.
Y es de resaltar que el cardenal explicara que era por amor que la Iglesia identificaba estos peligros. Amor no solamente para la sociedad en general sino también para los homosexuales mismos. "Como lo he dicho tantas veces", dijo el cardenal "las personas homosexuales deben ser respetadas, amadas ayudadas. Debemos ayudarles a superar su situación... es falso decir que la Iglesia no ama a estas personas. Ella los ama y desea llevarlos a la salvación eterna".
En un discurso a la curia romana el 22 diciembre 2008 el Papa Benedicto XVI, valiéndose de la tendencia general en cuanto a la ecología reclamó una "ecología humana" respetando el orden natural del Creador en cuanto a las relaciones entre el hombre y la mujer. En un lenguaje muy similar al del cardenal Trujillo el Santo Padre dijo que la Iglesia debe "proteger al hombre de la autodestrucción".
"Si la Iglesia habla de la naturaleza del ser humano, del hombre y de la mujer, y reclama que se respete el orden de la creación entonces no se trata de una metafísica anticuada", dijo. "Lo que entraña aquí es la fe en el Creador y la disponibilidad de escuchar el lenguaje de la creación. Desechar esto sería la autodestrucción del hombre mismo y entonces la destrucción de la obra propia de Dios".
El Papa habló sobre el tema no para ser aplaudido y tampoco como de perpetrando una vendetta contra los homosexuales. Estaba predicando caritas in veritate, hablando de la verdad del amor, amor a Dios y su Verdad, amor a la humanidad como tal pero específicamente el amor para los seres humanos que estaban haciendo daño a sí mismos con su estilo de vida sexual destructivo.
Por estas observaciones fue atracado por la prensa en general. En miles de artículos de noticia y talk shows en el mundo entero desde Bulgaria a la india, el Papa Benedicto fue agredido porque se atrevía a decir que deberíamos preocuparnos por la humanidad otro tanto como nos preocupamos por la selva tropical, que el daño causado por ir en contra al del plan del Creador en cuanto a la sexualidad humana es destructor y dañino.
En la prensa homosexual aparecieron los titulares más ofensivos al respecto; un titular del Pink News en el Reino Unido decía: "el Papa Benedicto no ha aprendido nada de su tiempo en la juventud hitleriana" y "la última reacción del Papa Benedicto justifica ataques y agresiones homofóbicos". Con todo la cobertura de la prensa general era apenas menos ofensiva.
Un titular del San Francisco Chronicle decía: "El Papa Benedicto y la Navidad: predicando chovinismo disfrazado de compasión", y el Times of London opinaban: "Navidad nunca era para eso".

John Henry Westen LifeSiteNews


PARTIENDO DE UNA PERSPECTIVA MÉDICA OPONERSE A ACTOS HOMOSEXUALES NO ES OTRA COSA QUE AMAR
Aparte de muchas revistas médicas que han indicado los peligros implicados en los actos homosexuales, en algunos momentos también los líderes activistas homosexuales mismos han admitido estos peligros.
El 17 de febrero 2009 el periódico homosexual más grande XTRA informó sobre un grupo de activistas homosexuales que exigían que el sistema de cuidado médico de Canadá preste más atención a la "comunidad homosexual".
Gens Hellquist, uno de los que se quejaban era el director ejecutivo de la Canadian Rainbow Health Coalition, uno de los más importantes grupos de activistas homosexuales. Y exponía largamente su preocupación por la situación de salud de hombres y mujeres homosexuales en el Canadá.
Observó: "Nuestra situación de salud es una de las más pobres en este país... problemas de salud afectando a homosexuales canadienses incluyen una expectativa menor de vida que la del canadiense promedio, incluyen suicidios, incluyen mayor porcentaje de abuso de estupefacientes, incluyen depresión y acceso inadecuado para el cuidado del SIDA".
Continuó: "Existe todo tipo de problemas de salud que son endémicos en nuestra comunidad. Tenemos el porcentaje más alto de cáncer anal en la comunidad de varones homosexuales, las lesbianas sufren el más alto porcentaje de cáncer de pecho... la realidad aquí es que además las personas homosexuales en ese país mueren más de suicidio cada año que del SIDA, mueren una muerte temprana más por estupefacientes que por el SIDA...
Y enérgicamente concluyó: "Ahora podemos casarnos con quien sea y ya no tenemos batalla alguna al respecto. Muchas muertes que ocurren en nuestra comunidad son ocultadas, no las vemos. Aquellos que trabajamos en primera línea las vemos y estoy cansado de ver morir a mi comunidad".
Siendo homosexual y activista no estaba pues buscando a parar este estilo de vida destructor sino quería que se dediquen más dólares al cuidado de salud en su comunidad. Sin embargo es un hecho que estas enfermedades y epidemias están relacionados con el acto homosexual.
Un buen amigo mío, que practicaba antes la homosexualidad y ahora es un ferviente católico dice respecto a la posición católica de cara a la sexualidad:
"Yo no pienso que la actitud actual de la Iglesia católica es abusiva, pienso que es amorosa. Un padre amoroso algunas veces tiene que decir al niño que no juegue en un vecindario malo. El niño puede sentirse ofendido y manifestar a sus amigos que sus padres son malos. Quizás el niño va a la escuela y cuenta a los maestros y al director que sus padres eran abusivos... los padres con tristeza aceptan esta ira, este juicio y las llamadas amenazadoras de los maestros y del director. Sin embargo los padres tienen que mantenerse firmes porque aman a sus hijos y quieren proteger a sus hijos de los peligros de un vecindario malo. A veces ser un buen padre significa ser odiado por sus hijos que reclaman cosas que no son seguras".
"Igual que el niño en el ejemplo anterior algunas personas en la comunidad homosexual piensan que la Iglesia católica no ha sido justa con su posición frente a la sexualidad homosexual y se han quejado enérgica y públicamente. La Iglesia ha sido apaleada maléficamente por la prensa, los políticos y las Cortes. Igual que los padres en el ejemplo anterior la Iglesia católica tiene que mantenerse firme y aceptar el sufrimiento y el daño de esta mala prensa en orden a proteger las almas de los cristianos que escuchan y obedecen a la enseñanza de la Iglesia. Es precisamente porque la Iglesia católica ama a las personas homosexuales (y a todas las personas) que previene contra la práctica homosexual".

LA PERSPECTIVA ESPIRITUAL
A veces enseño a mis hijos y a los grupos juveniles que dirijo acerca del sentido de la vida. Con un ejemplo visual explico acerca de las realidades eternas. Apuntando con un brazo hacia arriba sugiero a los niños que se imaginen que existe una línea partiendo de este mi hombro extendiéndose arriba hacia el techo y más allá más allá del cielo, de las estrellas y así y así sin parar. Luego enseñando con mi brazo hacia abajo les pregunto imaginarse que existe otra línea que desciende más allá del suelo y de la tierra y del otro lado de la tierra y así y así sin parar. Las dos líneas infinitas, así explico, comienzan con un punto de tan pequeño que en comparación con las líneas es casi invisible, tan pequeño como lo es el grosor de una página de papel.
En este puntito, este pequeñísimo grosor, ese es el tamaño de nuestra vida, así explico, aunque viviéramos 100 años. Durante nuestras vidas durante este tiempo pequeñísimo, tenemos que decidir dónde queremos pasar toda la eternidad. Visto a la luz de las realidades eternas el objetivo de la vida se hace más claro. Mucho más allá de nuestras consideraciones, la vida no es nada más que decidir dónde queremos pasar la eternidad, en el cielo o en el infierno.
Yo sé que esto es algo que muy pocas veces escuchamos hoy en día. El hecho de que pocas veces escuchamos esta verdad la manifestó también el Papa Benedicto en marzo de 2007. Dijo: "Jesús vino para decirnos que nos quiere a todos tener en el cielo y que existe el infierno, de lo cual se habla tan poco en estos días, y es eterno para aquellos que cierran el corazón a su amor". Con una realidad tan impactante "¿acaso no es un acto de verdadero amor querer prevenir a aquellos que se entregan a actos homosexuales o cualquier otra aberración sexual de que están poniendo en peligro su vida eterna?"
"¿Y qué decir si Nuestra Señora de Fátima tuviera razón que más almas van al infierno por pecados de impureza que por cualquier otro pecado?".
Un bosquejo fascinante de esta realidad lo presentó en 2008 un famoso anticatólico y artista llamado Penn Jillette que conduce un show de televisión muy popular en a Norteamérica llamado 'Penn & Teller', Mr Jillette dijo estas palabras potentes:
"Si usted cree que existe un cielo y hay un infierno y que la gente podría ir al infierno y no alcanzar la vida eterna o lo que sea, y usted piensa que no vale realmente la pena informarle es sobre esto esto porque es muy incómodo ante la sociedad... ¿cuánto tiene usted que odiar a alguien para no querer convertirlo? ¿Cuánto deberá usted odiar a alguien cuando cree que la vida eterna es posible para no contarle esto?"
Estas palabras de un enemigo de la Iglesia sirven como un reproche a todos aquellos católicos y líderes cristianos que por miedo a encontrarse políticamente a contracorriente porque así se pierde el respeto de los demás, y entonces permanecen silenciosos frente al peligro de una sexualidad fuera del designio de Dios.

LA PERSPECTIVA ESPIRITUAL: LA RESPUESTA DE CARA A MUCHOS DEBATES EN LA GUERRA CULTURAL
Por favor perdonen ahora una digresión importante.
Esta perspectiva espiritual, el amor por la almas que busca salvar a los católicos alejados a pesar de no acomodarse a la política general, a pesar la pérdida del respeto humano y a pesar de la incomodidad que entraña, esta-es la respuesta a algunos de los debates más decisivos en la jerarquía de nuestros días. Reconocer las consecuencias externas de denuestos actos definitivamente pondría fin al amplio disenso entre obispos respecto a la recepción de la santa comunión de parte de políticos que están a favor del aborto.
En América del Norte y Europa solamente una pequeña minoría de obispos ha estado de acuerdo de seguir la sugerencia del Vaticano, del Santo Padre, de tomar la difícil pero necesaria decisión de negar la santa comunión a políticos recalcitrantes. La inmensa mayoría decidió ignorar esta materia de la verdad y algunos dicen públicamente que nunca negarían la santa comunión a nadie.
Sin embargo es la verdad que los que rechazan la corrección de sus hijos espirituales alejados no negándoles la comunión carecen de amor, están fallando en el cuidado pastoral.
El arzobispo de la capital canadiense de Ottawa me explicó una vez durante una entrevista que el negar la santa comunión a políticos a favor del aborto es un acto de amor a los políticos católicos, un acto para rescatar al político para la verdad.
El arzobispo Terrence Prendergast dijo: "La preocupación de la Iglesia vale para cualquiera que persiste en el pecado grave, esperando que medidas medicinales los rescate de su sendero equivocado y los lleven hacia la verdad de nuestra fe". Dijo que se utilizan los "remedios medicinales" tal como "negación de la comunión" para invitarles a que vuelvan al camino de Cristo, nuestro Señor, el Camino, la Verdad y la Vida".
Esta perspectiva la repitió su eminencia, el cardenal Antonio Canizares Llovera durante una entrevista que gentilmente concedió a LifeSiteNews. El cardenal Canizares explicó que el principio guía para los obispos que consideran negar la comunión a políticos a favor del aborto en sus diócesis, debería ser "caritas in veritate", es decir, "caridad en la verdad".
El cardenal Cañizares explicó que de acuerdo a la doctrina católica aquellos que insisten en recibir la santa comunión en estado de pecado mortal están en un grave peligro espiritual y subrayó que el negar la comunión es una acción en favor de la salvación espiritual de esas personas.
Dijo: "Pienso que las palabras más contundentes se encuentran en San Pablo: alguien que recibe la eucaristía y no está preparado debidamente "come su propia condenación". Esto es lo más fuerte que podemos decir y a la vez es una enseñanza totalmente cierta".
Desde los primeros días de la Iglesia el recibir la santa comunión indignamente estaba prohibido, prohibido a partir de la preocupación por aquellos que harían así una comunión indigna. San Pablo en el capítulo 11 de la primera carta los Corintios escribió: " Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba de la copa. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propia condenación" (1Co 11:27 29).
Las observaciones del cardenal Cañizares hacen eco a las el arzobispo Raymond Burke, prefecto de la Signatura Apostólica. Durante la campaña presidencial del año 2004, siendo entonces arzobispo de San Luis, explicó al candidato demócrata, al senador John Kerry, que mientras se consideraba católico y al mismo tiempo mantenía una aprobación del ciento por ciento entre los defensores del aborto más importantes del país, eso era una razón que no podría recibir la comunión en la diócesis de San Luis.
En una entrevista reciente el arzobispo Burke dijo a LifeSiteNews que el persistir de los políticos en lo que enseña la Iglesia es "pecado grave" que se les debe negar la comunión y eso por amor a sus almas. "Cuando conversamos con estas personas, ellas lo saben", dijo. "Ellos saben que lo que están haciendo está muy mal. Tienen que responder ante Dios por ello. Pero ¿por qué entonces a través de nuestro descuido pastoral aumentar aún los pecados por las que tienen que responder ante Dios por quien sabe cuántas y muchas comuniones sacrílegas".
Pero volvamos al tema de la sexualidad

EL PROCEDIMIENTO CARITAS IN VERITATE FUNCIONA
El procedimiento CARITAS IN VERITATE funciona. Ha sido probado y ha tenido éxito para cientos de católicos, hombres y mujeres, que luchan con éxito contra las tentaciones del acto homosexual. El grupo Coraje fundado por el padre John Harvey no tiene miedo de la verdad referente a los actos homosexuales de que son actos de grave perversión y tampoco esconden la verdad respecto a la naturaleza desordenada de las tendencias homosexuales.
Sin embargo el grupo con amor auténtico provee un ambiente caluroso y amoroso donde hombres y mujeres que luchan con el mismo problema pueden reunirse, animarse y apoyarse mutuamente en vivir la castidad.
Es un ejemplo hermoso de la victoria de Cristo también de cara a grandes combates y tentaciones. Estos hombres y estas mujeres que luchan para vivir la castidad en esta área, dan ejemplo para aquellos de nosotros que luchamos con tentaciones sexuales de cualquier tipo.
Además, este procedimiento aparece como auténtico también a aquellos fuera de la Iglesia que se acercan. La falsedad y la hipocresía en cuanto al matrimonio homosexual son desautorizadas por aquellos que recomiendan la unión civil y no un matrimonio para vivir al estilo de vida homosexual.
Pero también hay una actitud consistente cuando se habla del peligro de actos homosexuales y por eso hay que oponerse al matrimonio homosexual en lo que se refiere a la aprobación de la sociedad de estos actos peligrosos.
Hace años durante el conflicto canadiense que culminó con la legislación del matrimonio homosexual, yo era conductor de un programa semanal de la radio donde podían llamar y se mostraba que el tema se debatía profundamente. Recuerdo debatiendo el tema frecuentemente con un abogado que persistentemente estaba a favor del matrimonio homosexual.
Durante un período de meses discutíamos por horas acerca del matrimonio y su beneficio para la sociedad, su necesidad para los niños, pero siempre volvía con argumentos en contra. "¿Cómo puede él matrimonio homosexual afectarle el matrimonio de usted?" Solía decía frecuentemente.
Finalmente un día le explicaba que el cristianismo no comenta la discriminación y el prejuicio, no se trata de juzgar y condenar, no se trata de odio y de intolerancia, se trata del amor a Dios y del amor al prójimo y a toda la humanidad.
Me preocupo bastante por mis hermanos y mis hermanas homosexuales, le dije, como para advertirles que la sexualidad homosexual hace daño a los que están involucrados en tales actividades. Los médicos han indicado el daño físico que causa y los psicólogos han explicado el daño emocional y psicológico que resulta de este comportamiento sexual.
Le dije que no era fácil para mí decir estas cosas públicamente, y que no era popular. Me di cuenta que de hecho era un riesgo en Canadá puesto que varios cristianos han sido multados y llevados a la corte por expresar objetivamente su oposición a la homosexualidad.
Sin embargo, le dije, que estaba dispuesto a arriesgar mi libertad por amor a estos hermanos y a estas hermanas homosexuales.
Al escuchar esto el abogado hablador guardó silencio. En la radio el silencio puede ser extraño ya que la gente comienza a preguntarse si han perdido la sintonía de la estación. Cuando finalmente habló de nuevo dijo: "Espero que toda la Iglesia actúe a partir de esta perspectiva altruista".
Esta observación me ha acompañado por muchos años. No, no se convirtió en ese momento. Sin embargo vi que la posición que yo había presentado, la de la Iglesia, provenía del amor. Fue un avance, un avance que hay que compartirlo con el mundo entero a través de las voces valientes de los pastores de Cristo.

EL CAMBIO HA COMENZADO
Todos tenemos que fomentar esto comenzando los pastores.
Algunos obispos en occidente han dado comienzo a ello. Hace menos de dos meses en los Estados Unidos el obispo Thomas Olmsted de Phoenix siguió el ejemplo del Papa Benedicto al enfrentar este problema con amor en la verdad - Caritas in Veritate.
" Amor y verdad vienen tomados de la mano", dijo. "Cualquiera que experimenta el amor verdadero sabe esto y queremos que aquellos a quienes amamos conozcan la verdad. Como católicos queremos realmente amar a la gente y no de manera tibia que no da importancia a los peligros en la vida de una persona o solamente motivados por la superficial preocupación de estar en onda políticamente. Nunca necesitamos preocuparnos de pensar que decir la verdad clara y caritativamente es una violación del amor.
Añadió el obispo: "Tanto la enseñanza de la Iglesia como el estudio de la realidad, la ley de la naturaleza, muestran que la homosexualidad es un desorden real, es decir, no corresponde a la realidad diferenciada que Dios le ha dado a la sexualidad humana. Por eso el condonar el estilo de vida homosexual jamás será un intento a favor de la verdadera felicidad de una persona.

¿POR QUÉ YO?
Tiene usted el derecho de preguntar quién soy yo aquí, un simple laico, para que les diga a los obispos y a los sacerdotes lo que tienen que hacer.
No les digo lo que tienen que hacer. Les suplico que hagan lo que es correcto tal como lo enseña el Santo Padre.
Como padre de siete niños pequeños les estoy suplicando y lo hago por amor a estos pequeños.
Además yo mismo soy un convertido de una adicción a una sexualidad aberrante. Mi cruz no fue la homosexualidad sino la pornografía. Yo estaba del otro bando viviendo una vida lejos de la Iglesia y por muchos años.
Estoy agradecido que no me encontré con nadie que me dijo que estaba bien lo que hacía. Mi difunto padre era un católico fiel y devoto y asistía diariamente a misa y no dejaba pasar un día sin rezar el rosario. También cuando yo era todavía un niño me decía: "Preferiría verte muerto ahora que verte caer en una vida de pecado".
Se burlaban de este hombre por su fe "extrema" tanto sus colegas como sus amigos y hasta su familia. Yo de mi parte me burlaba también de él. Recuerdo una vez que regresaba a mi casa de un baile a las tres de la madrugada lo encontré a mi padre arrodillado en oración al lado de la cama, sin duda rezando por su hijo díscolo. A veces lo encontraba arrodillado pero inclinado sobre la cama habiéndose quedado dormido mientras oraba. "Viejo tonto", recuerdo que decía a mí mismo.
Durante siete años dejé de practicar mi fe e intentaba calmar los remordimientos de mi conciencia con la idea de que Dios no existía. Estuve en peligro de perder mi enamorada, mi educación y hasta mi libertad ya que tenía problemas con la ley.
No tenía a nadie en quien apoyarme sino en Dios. Abrí un libro que mi padre me había regalado cuando comencé a alejarme: La Verdadera Devoción de San Luis de Monfort. De este libro aprendí que seguir a Cristo significaba entregar toda mi vida a él sin reserva, y no solamente los domingos en la mañana. Significaba un cambio total y entonces mi crisis de fe me apabulló.
Me había convencido a mi mismo que Dios no existía y entonces ¿cómo podría ahora entregar mi vida a algo que era imaginario?
Puse el libro debajo del brazo y decidí hablar con mi padre acerca del problema. En ese momento de mi vida estaba yo tan confundido que sabía solamente una cosa como cierta: que mi padre me amaba. Había soportado tanto sufrimiento a causa mía y a pesar de ello se había mantenido firme en su preocupación y su amor por mí, nunca dejando de advertirme de que mi vida eterna estaba en peligro, siempre exhortándome con amor.
Le iba a decir: "Papá, la única cosa que sé es que tú me amas y por eso yo quiero que me digas la verdad. He leído el libro La Verdadera Devoción que me diste y dice que entregue toda mi vida y no quiero hacerlo a no ser que sea verdad"
Mentalmente preparaba este pequeño discurso cuando fui a ver a mi padre. Cuando llegué donde él y lo miraba era su vida la que me habla. He aquí un hombre ridiculizado la mayor parte de su vida por vivir su fe. Sus colegas se burlaban de él, sus amigos solían mortificarlo, su familia sentía vergüenza a causa de él y a veces yo también fui cruel con él por vivir su fe.
Fue ante todo esto, la perseverancia en medio de toda esta persecución, una perseverancia alegre la que venció mi falta de fe en Dios que me había creado en mí mismo; eso fue lo que echó por tierra mis dudas. Obviamente Dios era real, su camino era la verdad. Y a partir de ese momento en adelante viviría para Cristo.
Nunca le hice esta pregunta a mi papá. Todo se me aclaró con sólo mirarlo en ese día.
De hecho nunca se lo conté hasta muchos años más después. Era su vida la que me hablaba, especialmente la persecución y la burla que recibió por ser fiel, por decir estas verdades socialmente incómodas respecto a las consecuencias eternas del pecado, por amarme y decirme la verdad también cuando me burlaba de él.

CONCLUSIÓN
Por eso suplico a ustedes los buenos sacerdotes y a los obispos que proclamen con convicción y amor las verdades de Cristo especialmente en las dimensiones difíciles de la sexualidad humana. Serán criticados por ello, pero ustedes deben confiar en Dios que proveerá que la verdad será bien recibida. Quizás algunos igual que yo observan la persecución que ustedes pacientemente soportan nunca desviándose y de esta manera se convencerán.
El nuevo prefecto para la Congregación de los Obispos dijo en una entrevista cuando se preparó para partir de mi tierra del Canadá, que los obispos "necesitan desempeñar un discernimiento espiritual y no solamente hacer un cálculo político respecto a la posibilidad cómo el mensaje será recibido".
"Tenemos que atrevernos a hablar al corazón profundo del hombre donde el Espíritu toca a la gente mucho más allá de lo que podemos calcular", dijo.
El amor reclama esto y el futuro del cristianismo depende de ello.
¿Cómo es posible pueda atreverme a decir que el futuro del cristianismo depende de ello? Nosotros sabemos que Cristo estará con su Iglesia hasta el fin de los tiempos. Sin embargo particularmente en este combate de la homosexualidad un tiempo de persecución se está acercando.
Nuevamente, esto no es mi pronóstico sino el del Santo Padre Papa Benedicto XVI. En un discurso pronunciado sólo 18 días antes de su elección al pontificado y un día antes de la muerte del Papa Juan Pablo II el entonces cardenal Joseph Ratzinger dijo: "Muy pronto ya no será posible decir que la homosexualidad tal como lo enseña la Iglesia católica es un desorden objetivo en la estructura de la existencia humana".
Si, puede venir dentro de breve tiempo cuando se nos prohíba de manifestar las verdades de la Iglesia. ¿Tendremos entonces el coraje de proclamar la verdad de Cristo aún ante la posibilidad de perder nuestra libertad o quizás también derramando nuestra sangre?
Si ahora elegimos el silencio por causa de las presiones culturales, por respeto humano y por cálculos políticos, "¿cómo podemos imaginarnos que cuando se incrementan los sanciones que incluyen prisión, tormenta y muerte seamos capaces de hablar la verdad de Cristo en los tiempos que han de venir?

 


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]