Gerardo Müller msc Gerardo Müller msc 5 66 2001-03-23T16:37:00Z 2001-03-23T16:51:00Z 3 832 4746 Misioneros del Sgdo. Corazón 39 9 5828 9.2812


 





  ¿La Biblia habla sobre mi vida?

 

nsscorazon preguntó:
Estimado Sacerdote: Leo la Biblia y comprendo lo que quiere decir. Soy medianamente inteligente. Sólo alguna vez veo que habla sobre mi vida. Pero la mayoría de las veces no puedo entender qué es lo que quiere decirme. Me han dicho que Dios me habla en cada palabra suya. ¿Qué es lo que pasa? ¿Me puede ayudar?

gracias nsscorazon

 

 

 

Respuesta


Gracias por su pregunta.
No sé si conoce a San Buenaventura, un santo maravilloso con unas enseñanzas preciosas. Él habla justo para usted. Disfrute de su enseñanza.
-----------------------------------------------
El origen de la sagrada Escritura no hay que buscarlo en la investigación humana, sino en la revelación divina, que procede del Creador de los astros, de quien procede toda familia en los cielos y en la tierra, de quien por su Hijo Jesucristo se derrama sobre nosotros el Espíritu Santo, y por el Espíritu Santo, que reparte y distribuye a cada uno sus dones como quiere, se nos da la fe, y por la fe habita Cristo en nuestros corazones.

En esto consiste el conocimiento de Jesucristo, conocimiento que es la fuente de la que dimana la firmeza y la comprensión de toda la sagrada Escritura. Por esto es imposible penetrar en el conocimiento de las Escrituras, si no se tiene previamente infundida en si la fe en Cristo la cual es como la luz, la puerta y el fundamento de toda la Escritura.

En efecto, mientras vivimos en el destierro lejos del Señor, la fe es el fundamento estable la luz directora y la puerta de entrada de toda iluminación sobrenatural; ella ha de ser la medida de la sabiduría que se nos da de lo alto, para que nadie quiera saber mas de lo que es justo, sino que abriguemos sentimientos de justa moderación, cada uno en la medida de la fe que Dios le ha dado. La finalidad o fruto de la sagrada Escritura no es cosa de poca importancia, pues tiene como objeto la plenitud de la felicidad eterna.

Porque la Escritura contiene palabras de vida eterna, puesto que se ha escrito no solo para que creamos, sino también para que alcancemos la vida eterna, aquella vida en la cual veremos, amaremos y serán saciados todos nuestros deseos, y una vez estos saciados, entonces conoceremos verdaderamente el amor de Cristo, que excede todo conocimiento, y así quedaremos colmados hasta poseer toda la plenitud d e Dios. En esta plenitud, de que nos habla el Apóstol, la sagrada Escritura se esfuerza por introducirnos, ésta es la finalidad, esta es la intención que ha de guiarnos al estudiar, enseñar y escuchar la sagrada Escritura.

Y, para llegar directamente a este resultado, a través del recto camino de las Escrituras, hay que empezar por el principio, es decir, debemos acercarnos, sin otro bagaje que la fe, al Creador de los astros, doblando las rodillas de nuestro Corazón, para que él, por su Hijo, en el Espíritu Santo, nos dé el verdadero conocimiento de Jesucristo y, con el conocimiento, el amor, para que así, conociéndolo y amándolo, fundamentados en la fe y arraigados en la caridad, podamos conocer la anchura v la longitud, la altura y la profundidad de la sagrada Escritura y, por este conocimiento, llegar al conocimiento pleno y al amor extático de la santísima Trinidad; a ello tienden los anhelos de los santos, en ello consiste la plenitud y la perfeccion de todo lo bueno y verdadero.

 

Lc 24, 27, 25.
R. Jesús, empezando por Moisés y continuando por todos los profetas les fue explicando todos los pasajes de la Escritura que a él se referían.
V. Oh hombres sin inteligencia y tardos de entendimiento para creer todo lo que dijeron los profetas
R. Les fue explicando todos los pasajes de la Escritura que a él se referían.

Oración
Señor, protege a tu pueblo con tu amor siempre fiel y, ya que solo en ti hemos puesto nuestra esperanza, defiéndenos siempre con tu poder. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.
---------------------------------------------

¿Le gustó?
                                                                                                                


Volver al Inicio del Documento

 

 


[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]