Consultas: A.

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

Q

R

S

T

U

V

W

X

Y

Z

 

 

 

 

 

 

 

Cuadro de texto: Si no encuentra lo que busca envíe su consulta a los MSC.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




ADULTERIO - ¿CAUSAL DE NULIDAD?

 

From:            Conocido a la Redacción

Date sent:      Thu, 25 Mar 2004 11:48:50 EST

Subject:         Consulta

 

Padre, mi mujer ha cometido adulterio, ¿qué hago? El adulterio, ¿es causal de anulación del matrimonio? (Mensaje resumido).

 

 

Estimado hermano en Cristo.

 

Que le tiempo de cuaresma fortifique su fe.

 

Hemos elevado una oración al Señor que sabe sacar bien hasta de nuestros pecados.

 

Como siempre lo hacemos,  les sugerimos a los hermanos que enfrentan problemas delicados a que vayan a ver a un sacerdote para hablar en viva voz. Haga Ud. lo mismo.

 

Respecto a la anulación del matrimonio católico, permítanos repetir una precisión: La Iglesia nunca anula un matrimonio porque existe hasta que la muerte los separa. Se trata de una declaración de nulidad, es decir, el tribunal eclesiástico, luego de una investigación exhaustiva, llega a la conclusión que el matrimonio sacramental nunca ha existido y emite una "declaración de nulidad".

 

En cuanto a su pregunta: sólo son causales para poder emitir una declaración de nulidad aquellos que existen en el momento de contraer matrimonio.

 

Respecto a qué acción tomar concretamente,  tampoco podemos nosotros atrevernos a ofrecerle sugerencias. Cada caso es distinto, cada persona tiene una manera muy personal de reaccionar. En cada caso la sensibilidad le debería ayudar a proceder delicada y atinadamente. ¿Ha pensado en pedirle a Dios el don de la sabiduría para saber qué hacer?

 

Luego, la descripción de la situación solamente aporta indicios circunstanciales. No le queda otra cosa que hablar y aclarar el asunto. Parece que entre ustedes dos no tienen la costumbre de hablar “a calzón quitao”.

 

Supuesto el caso del adulterio...

 

Lo que sí podemos hacer es ofrecerles algunas pautas para que encare usted la situación cristianamente. ¿Recuerda usted el siguiente pasaje bíblico?

 

Mt 18,20-35

Pedro se acercó entonces y le dijo: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces?» Dícele Jesús: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.» «Por eso el Reino de los Cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos. Al empezar a ajustarlas, le fue presentado uno que le debía 10.000 talentos. Como no tenía con qué pagar, ordenó el señor que fuese vendido él, su mujer y sus hijos y todo cuanto tenía, y que se le pagase. Entonces el siervo se echó a sus pies, y postrado le decía: "Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré." Movido a compasión el señor de aquel siervo, le dejó en libertad y le perdonó la deuda. Al salir de allí aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros, que le debía cien denarios; le agarró y, ahogándole, le decía: "Paga lo que debes." Su compañero, cayendo a sus pies, le suplicaba: "Ten paciencia conmigo, que ya te pagaré." Pero él no quiso, sino que fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase lo que debía. Al ver sus compañeros lo ocurrido, se entristecieron mucho, y fueron a contar a su señor todo lo sucedido. Su señor entonces le mandó llamar y le dijo: "Siervo malvado, yo te perdoné a ti toda aquella deuda porque me lo  suplicaste. ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yo me compadecí de ti?" Y encolerizado su señor, le entregó a los verdugos hasta que pagase todo lo que le debía. Así hará con vosotros mi Padre celestial si no perdonáis de corazón cada uno a vuestro hermano.

 

¿Se da cuenta? El perdón no ha de venir desde la angustia de poder perderla ni por un esfuerzo generoso de parte de la parte "inocente" sino porque rezamos cada día: "Perdona nuestras ofensas....". Todos somos pecadores y necesitamos  a diario ser perdonado y perdonar.

 

 

En segundo lugar queremos sugerirle otra consideración. En caso del pecado de adulterio no hay parte inocente. La culpa es mitad mitad. Haga usted un examen de conciencia y verá que ha habido descuido de parte suya. Nos parece muy difícil - para no decir prácticamente imposible - que un matrimonio que mantiene una comunicación profunda pueda desembocar en adulterio. ¿Usted alguna vez ha confesado a su mujer que ha mirado "con malos ojos" a otras mujeres y ha cometido adulterio con ellas en su corazón? ¿Se le ha ocurrido pedirle perdón y ayuda? La inmensa mayoría de los varones (y de las mujeres... piense en las telenovelas) como que se llena la cabeza y los ojos de basura y lo considera como algo "normal". El pecado no es "normal".

 

Recordamos particularmente la confesión de un esposo que dijo lo siguiente: "Padre, quiero pedir perdón. Mi esposa ha cometido adulterio y yo tengo la culpa". Este hombre se dio cuenta que en el caso de pecar el otro uno tiene que mirarse primero a sí mismo.

 

Tenemos una reflexión adicional. Según nuestra longeva experiencia - más sabe el diablo por viejo que por diablo - no basta para una vida cristiana profunda la participación en la Misa dominical, la  comunión y confesión frecuente. Necesitan participar en un grupo cristiano de la parroquia o de la ciudad para "cargar baterías" porque el bombardeo consumista e individualista de todos los días de los medios de comunicación masiva termina con "comernos el coco" a los cristianos. Y, ¿qué decir de los adolescentes que son tan impresionables?

 

Dios lo bendiga.

 

Se lo deseamos y por ello rezamos

 

Los MSC del Perú


Volver al Inicio del Documento