[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Domingo 27 del Tiempo Ordinario B - Iglesia del Hogar: Nos preparamos en Familia para que todos puedan acoger con Fruto la Palabra de Dios en la Misa Dominical Parroquial

 

Páginas relacionadas

 

 

 

La Palabra de Dios y yo - cómo acogerla
Falta un dedo: Celebrarla

 

Las Lecturas del Domingo

 

1. Introducción a la Palabra

1. 1 Génesis 2,18-24

¿Quién de los esposos es consciente que como pareja son imagen de Dios?  Es cierto, cada uno de los dos refleja en su persona los atributos de Dios. Sin embargo, si contemplamos atentamente el versículo 26 nos damos cuenta que es la pareja que ha sido creada a imagen y semejanza de Dios. San Juan dice que Dios es Amor. Y el amor tiende a la unidad. En el capítulo 2 versículo 24 leemos en los dos serán como uno solo. Esta unidad, ante todo, es reflejo de Dios. ¡Qué maravilloso designio de Dios sobre la pareja! ¿Qué deberían hacer los esposos para que cada vez más reflejen esta imagen de Dios?

1. 2 Hebreos 2, 9-11

El pecado debe ser algo tremendo para que el Hijo de Dios hecho hombre entrase voluntariamente en su pasión y asumiera nuestros pecados y los del mundo entero para estrellarlos en la cruz. Su sufrimiento nos ha salvado. Y, a pesar de haberle causado tanto sufrimiento por medio de nuestras faltas, no se avergüenza de llamarnos hermanos. ¡Qué amor tan grande!

1. 3 Marcos 10, 2-26

Es impresionante que la terquedad del hombre pueda lograr que Dios ceda ante la debilidad del hombre y permita que Moisés conceda el acta de divorcio. Con la venida del Hijo de Dios en la carne, que ha rescatado el hombre, lo santifica y lo fortalece, se restaura el proyecto primordial de Dios. Y es más, transforma  la unión del hombre y de la mujer en sacramento, es decir, presencia actuante de Jesucristo. Todas las lecturas de este domingo deberían estimular a los esposos a dar gracias a Dios por el don del matrimonio.

 

2. Reflexionemos

2. 1 Los padres

Un niño le preguntó a su mamá acerca de lo que es el matrimonio. La mamá le contestó vagamente: "Cuando se casan se prometen amarse el uno al otro y respetarse todos los días de su vida". El niño le hizo la siguiente pregunta: "¿Mamá, tú no estás casada todos los días, verdad?" Es muy humano perder la paciencia, estar de mal humor, tratar mal al otro, responder con violencia. Y esto lo observan los hijos en sus padres. Es muy importante que ellos observen también cómo se piden perdón entre los dos. De esta manera los hijos, además de aprender a rezar, a compartir, etc., aprenden a perdonar y a pedir perdón. Nada mejor que el ejemplo de sus padres. Los pasajes de este domingo pueden ser una oportunidad para conversar entre los esposos de cómo mejorar su matrimonio. ¿Les gustaría hacer una nueva experiencia? Vaya al siguiente acápite.

2. 2 Con los hijos

Reunidos alrededor de la mesa familiar o sentados en círculo los esposos preguntan a los hijos: "¿qué consejos nos pueden dar por turno cada uno de ustedes para que nuestro matrimonio sea mejor?" Luego de haberles escuchado a cada uno, también a los pequeñitos, se les pregunta: "¿Y cómo puede ayudar cada uno de ustedes a nosotros, sus padres, para que seamos mejores esposos y padres de familia?" Si hacen de esta reflexión en un ambiente de oración e inspirados por la palabra de Dios, verán como el Espíritu Santo ilumina sus hijos para ayudarles a ustedes. ¡Cuánto mejores esposos tanto mejores padres!

 

3. Relación con la Santa Misa

La Eucaristía Dominical es la culminación de todo lo que se ha vivido durante la semana. Es el momento de presentar ante Dios en unión con Jesucristo las penas y las alegrías de la semana. Ese mismo Jesucristo que se convierte en pan y vino eucarísticos para alimentar a los bautizados, es el que santifica en todo momento lo que hacen como esposos y padres de familia. De esta manera se puede considerar la semana como la prolongación de la acción de Jesucristo en los esposos.

 

4. Vivencia familiar

Al final de la reunión familiar que se ha llevado adelante en un ambiente de oración, los padres renuevan delante los hijos los votos matrimoniales. Mirando el uno al otro y tomándose de las dos manos por turno dicen el uno al otro: "yo... yo te recibo a ti...  como esposo/a y prometo seguir siéndote fiel en lo favorable y en lo adverso, con salud y enfermedad, y así amar y respetarte todos los días de mi vida".

Y los hijos rezan juntos la siguiente oración dando gracias por el matrimonio de sus padres y pidiendo la bendición de Dios por ellos.

 

5. Nos habla de la Iglesia

103. El matrimonio sacramento y la significación esponsal y redentora del amor (Catequesis de Juan Pablo II el 15-XII-/19-XII-82)

1. El autor de la Carta a los Efesios, como ya hemos visto, hablar de un «gran misterio», unido al sacramento primordial mediante la continuidad del plan salvífico de Dios. También él se remite al «principio», como había dicho Cristo en la conversación con los fariseos (cf. Mt 19, 8), citando las mismas palabras: «Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer; y serán los dos una sola carne» (Gén 2, 24). Ese «misterio grande» es, sobre todo, el misterio de la unión de Cristo con la Iglesia, que el Apóstol presenta a semejanza de la unidad de los esposos: «Lo aplico a Cristo y a la Iglesia» (Ef 5, 32). Nos encontramos en el ámbito de la gran analogía, donde el matrimonio como sacramento, por un lado, es presupuesto y, por otro, descubierto de nuevo. Se presupone como sacramento del «principio» humano, unido al misterio de la creación. En cambio, es descubierto de nuevo como fruto del amor nupcial de Cristo y de la Iglesia, vinculado con el misterio de la redención.

2. El autor de la Carta a los Efesios, dirigiéndose a los esposos, les exhorta a plasmar su relación recíproca sobre el modelo de la unión nupcial de Cristo y de la Iglesia. Se puede decir que -presuponiendo la sacramentalidad del matrimonio en su significado primordial- les manda aprender de nuevo este sacramento a base de la unión nupcial de Cristo y de la Iglesia: «Vosotros, los maridos, amad a vuestras mujeres, como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella para santificarla...» (Ef 5, 25-26). Esta invitación dirigida por el Apóstol a los esposos cristianos, tiene su plena motivación en cuanto ellos, mediante el matrimonio como sacramento, participan en el amor salvífico de Cristo, que se expresa, al mismo tiempo, como amor nupcial de El a la Iglesia. A la luz de la Carta a los Efesios -precisamente por medio de la participación en este amor salvífico de Cristo- se confirma y a la vez se renueva el matrimonio como sacramento del «principio» humano, es decir, sacramento en el que el hombre y la mujer, llamados a hacerse «una sola carne», participan en el amor creador de Dios mismo. Y participan en él tanto por el hecho de que, creados a imagen de Dios, han sido llamados en virtud de esta imagen a una particular unión (communio personarum), como porque esta unión ha sido bendecida desde el principio con la bendición de la fecundidad (cf. Gén 1, 28).

3. Toda esta originaria y estable estructura del matrimonio como sacramento del misterio de la creación -según el «clásico» texto de la Carta a los Efesios (Ef 5, 21.22) se renueva en el misterio de la redención, ya que ese misterio asume el aspecto de la gratificación nupcial de la Iglesia por parte de Cristo. Esa originaria y estable forma del matrimonio se renueva cuando los esposos lo reciben como sacramento de la Iglesia, beneficiándose de la nueva profundidad de la gratificación del hombre por parte de Dios, que se ha revelado y abierto con el misterio de la redención, porque «Cristo amó a la Iglesia y se entregó a ella, para santificarla...» (Ef 5, 25-26). Se renueva esa originaria y estable imagen del matrimonio como sacramento, cuando los esposos cristianos -conscientes de la auténtica profundidad de la «redención del cuerpo» se unen «en el temor de Cristo» (Ef 5, 21).

4. La imagen paulina del matrimonio, asociada al «misterio grande» de Cristo y de la Iglesia, aproxima la dimensión redentora del amor a la dimensión nupcial. En cierto sentido, une estas dos dimensiones en una sola. Cristo se ha convertido en Esposo de la Iglesia, ha desposado a la Iglesia como a su Esposa, porque «se entregó por ella» (Ef 5, 25). Por medio del matrimonio como sacramento (como uno de los sacramentos de la Iglesia) estas dos dimensiones del amor, la nupcial y la redentora, juntamente con la gracia del sacramento, penetran en la vida de los esposos. El significado nupcial del cuerpo en su masculinidad y feminidad, que se manifestó por vez primera en el misterio de la creación sobre el fondo de la inocencia originaria del hombre, se une en la imagen de la Carta a los Efesios con el significado redentor, y de este modo queda confirmado y en cierto sentido «nuevamente creado».

5. Esto es importante con relación al matrimonio, a la vocación cristiana de los maridos y de las mujeres. El texto de la Carta a los Efesios (5, 21-33) se dirige directamente a ellos y les habla sobre todo a ellos. Sin embargo, esa vinculación del significado nupcial del cuerpo con su significado «redentor» es igualmente esencial y válido para la hermenéutica del hombre en general; para el problema fundamental de su comprensión y de la auto-comprensión de su ser en el mundo. Es obvio que no podemos excluir de este problema el interrogatorio sobre el sentido de ser cuerpo, sobre el sentido de ser, en cuanto cuerpo, hombre y mujer. Estos interrogantes se plantearon por primera vez en relación con el análisis del «principio» humano, en el contexto del libro del Génesis. En cierto sentido, fue ese contexto quien exigió que se plantearan. Del mismo modo lo exige el texto «clásico» de la Carta a los Efesios. Y si el «misterio grande» de la unión de Cristo con la Iglesia nos obliga a vincular el significado nupcial del cuerpo con su significado redentor, en esta vinculación encuentran los esposos la respuesta al interrogante sobre el sentido de «ser cuerpo», y no sólo ellos, aunque sobre todo a ellos se dirija este texto de la Carta del Apóstol.

6. La imagen paulina del «misterio grande» de Cristo y de la Iglesia habla indirectamente también de la «continencia por el reino de los cielos», en la que ambas dimensiones del amor, nupcial y redentor, se unen recíprocamente de un modo diverso que en el matrimonial, según proporciones diversas. ¿Acaso no es el amor nupcial, con el que Cristo «amó a la Iglesia», su Esposa, «y se entregó por ella», de idéntico modo la más plena encarnación del ideal de la «continencia por el reino de los cielos» (cf. Mt 19, 12)? ¿No encuentran su propio apoyo en ella todos los que -hombres y mujeres- al elegir el mismo ideal, desean vincular la dimensión nupcial del amor con la dimensión redentora, según el modelo de Cristo mismo? Quieren confirmar con su vida que el significado nupcial del cuerpo -de su masculinidad o feminidad-, grabado profundamente en la estructura esencial de la persona humana, se ha abierto de un modo nuevo, por parte de Cristo y con el ejemplo de su vida, a la esperanza unida a la redención del cuerpo. Así, pues, la gracia del misterio de la redención fructifica también -más aún, fructifica de modo especial- con la vocación a la continencia «por el reino de los cielos».

7. El texto de la Carta a los Efesios (5, 22-33) no habla de ellos explícitamente. Ese texto se dirige a los esposos y está construido según la imagen del matrimonio, que por medio de la analogía explica la unión de Cristo con la Iglesia: unión en el amor redentor y nupcial, al mismo tiempo. Precisamente este amor que, como expresión viva y vivificante del misterio de la redención, ¿nosupera acaso el círculo de los destinatarios de la Carta, circunscritos por la analogía del matrimonio? ¿No abarca a todo hombre y, en cierto sentido, a toda la creación, como denota el texto paulino sobre la «redención del cuerpo» en la Carta a los Romanos (cf. Rom 8, 23)? El «sacramentum magnum» en este sentido es incluso un nuevo sacramento del hombre en Cristo y en la Iglesia: sacramento «del hombre y del mundo», del mismo modo que la creación del hombre, varón y mujer, a imagen de Dios, fue el originario sacramento del hombre y del mundo. En este nuevo sacramento de la redención está incluido orgánicamente el matrimonio, igual que estuvo incluido en el sacramento originario de la creación.

8. El hombre, que «desde el principio» es varón y mujer, debe buscar el sentido de su existencia y el sentido de su humanidad, llegando hasta el misterio de la creación a través de la realidad de la redención. Ahí se encuentra también la respuesta esencial al interrogante sobre el significado del cuerpo humano, sobre el significado de la masculinidad y feminidad de la persona humana. La unión de Cristo con la Iglesia nos permite entender de qué modo el significado nupcial del cuerpo se completa con el significado redentor, y esto en los diversos caminos de la vida y en las distintas situaciones: no sólo en el matrimonio o en la «continencia» (o sea, virginidad o celibato), sino también, por ejemplo, en el multiforme sufrimiento humano, más aún: en el mismo nacimiento y muerte del hombre. A través del «misterio grande», de que trata la Carta a los Efesios, a través de la nueva alianza de Cristo con la Iglesia, el matrimonio queda incluido de nuevo en ese «sacramento del hombre» que abraza al universo, en el sacramento del hombre y del mundo, que gracias a las fuerzas de la «redención del Cuerpo» se modela según el amor nupcial de Cristo y de la Iglesia hasta la medida del cumplimiento definitivo en el reino del Padre.

El matrimonio como sacramento sigue siendo una parte viva y vivificante de este proceso salvífico.

 

6. Leamos la Biblia con la Iglesia

6. 1 Lunes       Jonás 1,1-2, 1-11;       Gálatas 1,6-12;           Lucas 10,25-37

6. 2 Martes      Jonás 3,1-10;              Gálatas 1,13-24;         Lucas 10,38-42

6. 3 Miércoles Jonás 4,1-11;              Gálatas 2,1-2. 7-14     Lucas 11,1-4

6. 4 Jueves      Malaquías 3,13-20;     Gálatas 3, 1-5;             Lucas 11,5-13

6. 5 Viernes    Joel 1, 13-15; 2, 1-2;   Gálatas 3, 7-14;          Lucas 11,15-26

6. 6 Sábado     Joel 4, 12-20;              Gálatas 3, 22-29         Lucas 11,27-28

 

7. Oraciones

Oración por la Familia.

Autor: S. S. Juan Pablo II

Oh Dios, de quien procede toda paternidad en el Cielo y en la Tierra, Padre, que eres amor y vida, haz que cada familia humana sobre la Tierra se convierta por medio de Tu Hijo Jesucristo, nacido de mujer y del Espíritu Santo, fuente de caridad divina, en verdadero santuario de la vida y del amor para las generaciones que siempre se renuevan.

Haz que tu gracia guíe los pensamientos y las obras de los esposos hacia el bien de sus familias y de todas las familias del mundo. Haz que las jóvenes generaciones encuentren en la familia un fuerte apoyo para el desarrollo de su personalidad en la verdad y en el amor.

Haz que el amor, corroborado por la gracia del sacramento del matrimonio, se demuestre más fuerte que cualquier debilidad y cualquier crisis, por las que a veces pasan nuestras familias. Haz finalmente, te lo pedimos por intercesión de la Sagrada Familia de Nazaret, que la Iglesia en todas las naciones de la Tierra pueda cumplir fructíferamente su misión en familia y por medio de la familia. Tú, que eres la vida, la verdad y el amor, en la unidad del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

 



[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]