Mi fe de anciano

 

  

 

Todavía en la vejez producen fruto,

se mantienen frescos y lozanos

para anunciar lo recto que es Yahveh…”

(Sal. 92, 15-16)

 

La riqueza de la edad

 

Agradezco a Dios porque me ha dado la riqueza de la vida.

 

Gracias a la ciencia y la búsqueda tecnológica nosotros ancianos somos siempre más numerosos.

 

Hemos sido protagonistas y espectadores de los acontecimientos históricos.

 

De las situaciones más difíciles y complejas somos testigos.

 

Cuantos recuerdos! Conservo de aquellos bellos y de aquellos menos agradables. Pero todos son importantes.

 

Más cercanos a la visión de Dios

 

Ahora estamos más cercanos a la visión de Dios.

 

Tenemos más tiempo para contemplarlo, para orar, para dialogar con El, para conocerlo mejor. Para dedicarle el tiempo que, tal vez, no fuimos capaces de donarle, cuando estábamos en la plenitud de nuestras fuerzas y nuestro tiempo lo ocupaban muchas otras cosas.

 

No es un regreso de resignación. Lo recuerda también la Biblia “Corona de los viejos es la mucha experiencia, su orgullo es el temor del Señor” (Sab 25,6).

 

La experiencia vivida nos lleva a El.

Me interesa leer, meditar, reflexionar sobre aquello que habla de El.

Y siento cercano:

un Dios rico de misericordia

un Dios amante de la vida

un Dios lento a la ira y grande en el amor.

 

 

La plenitud de la esperanza

 

Son múltiples nuestras situaciones de vida hoy a nivel personal, familiar, social. Disponemos de más tiempo para los encuentros, para estar juntos. Es verdad que no siempre es fácil. Se pueden presentar momentos de soledad, de desánimo, pero es posible encontrar compañía.

 

En casa, además, como abuelos estamos en grado de darle a las nuevas generaciones juveniles  el sentido de la casa y de educar a la intimidad doméstica.

 

A los nietos podemos narrar episodios de nuestra propia experiencia que son siempre muy útiles para evitar de ser muy desatentos hacia nosotros mismos. A los más pequeños les podemos narrar episodios de la vida de Jesús y fábulas educativas.

 

A todos podemos participar la experiencia de la paciencia del construir, del saber empezar siempre de nuevo cuando sueños y proyectos se destruyen y se encuentran con la realidad de la vida cotidiana.

 

La fe del anciano

 

 Podemos llegar a nuestra edad con una fe sólida y rica: entonces nuestro camino se puede recorrer en actitud de agradecimiento y de confiada espera. Podemos vivir una fe más o menos gris y una débil práctica cristiana: entonces es necesario un momento de nueva luz y de experiencia religiosa. A veces podemos llegar al final de nuestros días, con profundas heridas en el alma y en el cuerpo: el itinerario de la fe, entonces, debería ser orientado a vivir esta situación en la actitud de la invocación, del perdón, de la paz interior.

 

Pero no debemos olvidar la actitud de la esperanza y de la confianza, que provienen de la certeza del encuentro amoroso y definitivo con Dios.

 

 

 

 

              


Volver al Inicio del Documento

 

 


[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]