[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

UNCION DE LOS ENFERMOS

Páginas relacionadas 

Sacramento de los Enfermos

 

Se llama antes del Concilio Vaticano II también extremaunción por ser el último sacramento que recibe el cristiano antes de salir de este mundo. Con él recibe un aumento de gracia para superar victoriosamente la última batalla de la vida. Es un sacramento en el que, por la unción con óleo bendecido y la oración del sacerdote, se confiere a los fieles, que han alcanzado el uso de la razón, están gravemente enfermos y arrepentidos de sus pecados, al menos con atrición, la salud del alma y la del cuerpo si les conviene .

En caso de necesidad se puede emplear cualquier otro óleo vegetal: de linaza, girasol, cacahuete, algodón, etc. Aunque el apropiado sea el de oliva .

Cuando uno está en peligro de muerte , hay que avisar al sacerdote para que le dé los auxilios espirituales propios de estos momentos, es decir, para que le confiese, le dé el Santo Viático y la Unción de los Enfermos . No se debe esperar a que el enfermo esté demasiado grave con peligro de que, cuando llegue el sacerdote, ya no tenga lucidez y calma para hacer una buena confesión. Nadie se muere por llamar a tiempo al sacerdote. En cambio, son muchos los que mueren en pecado por haber llamado al sacerdote demasiado tarde. Cargan con enorme responsabilidad los que, viendo a sus parientes, amigos, vecinos, etc., en peligro de muerte, no avisan a tiempo al sacerdote para que les asista. Puede ser que muchos se condenen por un amor mal entendido de sus familiares . Temen que el enfermo se asuste al recibir los auxilios espirituales, y no temen que se presente ante el juicio de Dios con el alma en pecado.

Como si en el incendio de una casa no se quiere avisar a los vecinos que están durmiendo por temor de asustarles. Vaya una caridad tan rara! Además, en caso de que el enfermo se asuste, este susto será pasajero, y una larga experiencia enseña que los enfermos cuando se confiesan y comulgan se quedan muy tranquilos. Es natural! Un católico en peligro de muerte, siempre se alegra de recibir los auxilios de un sacerdote. Algunas personas comprometen a su familia para que les avisen con tiempo cuando llegue el momento de recibir los últimos Sacramentos. En cambio, qué tremendo remordimiento deben tener los que se sientan culpables de haber dejado morir a un enfermo sin los auxilios espirituales! Por el contrario, qué consuelo tan grande deben sentir aquellos a quienes se deba que el enfermo hiciera una buena confesión antes de morir! Y, qué agradecimiento tan grande les guardará ese alma por toda la eternidad! Pero el que se haya condenado porque las personas que le rodeaban no quisieron llamar a tiempo al sacerdote, qué sentimiento guardará para con ellos?

Recuerdo una vez que fui a visitar a un enfermo que yo sabía que estaba grave. En cuanto me quedé a solas con él me dijo: «Qué alegría he sentido, Padre, al verle entrar por esa puerta! Estaba deseando llamarle, pero no me atrevía para no asustar a la familia». Al salir me dice la familia: «Cómo le agradecemos, Padre, que haya Vd. venido. Lo estábamos deseando, pero no nos atrevíamos a decírselo al enfermo, para que no se asustara!»

Qué te parece? Unos y otros deseando llamar al sacerdote; y, por un miedo absurdo de ambas partes, un enfermo iba a morir sin confesión. Qué barbaridad! En cambio, después de la confesión, qué tranquilidad para todos!

Por otra parte, es sabido que uno de los efectos de la unción de los enfermos es dar al enfermo la salud del cuerpo si le conviene.

Si para dar la unción de los enfermos se espera a que la situación sea ya irreversible, entonces el recobrar la salud será casi un milagro, y la unción de los enfermos, de suyo, no hace milagros.

La unción de los enfermos debe recibirse cuando el enfermo está todavía en uso de sus sentidos.

Para recibir la unción, el enfermo debe estar grave; pero no es necesario que el peligro sea de muerte inminente . Basta que la enfermedad sea tal que haya amenaza de peligro real por enfermedad o vejez(974).

La unción de los enfermos puede administrarse otra vez si recobrada la salud, vuelve la gravedad .

A los muy ancianos se les puede administrar la extremaunción aunque no estén enfermos, pues la vejez es ya una enfermedad incurable . Cuando el que va a recibir la unción de los enfermos está en el uso de sus sentidos, debe antes confesarse. Pero si hay peligro de que cuando llegue el sacerdote, haya perdido el sentido, tiene obligación de hacer antes un acto de contrición.

El peligro de muerte debe estar dentro del cuerpo de la persona. Por eso no puede administrarse la extremaunción a un criminal antes de ser ejecutado, ni a los soldados antes de la batalla .

En caso de necesidad puede administrarse la extremaunción a los recién fallecidos ; pues la muerte es la separación del alma y del cuerpo, y es difícil señalar el momento preciso de esta separación.

La muerte aparente no coincide siempre con la muerte real.

La muerte no viene de repente. Es un proceso gradual de la vida actual a la muerte aparente, y de ésta a la muerte real .

Se conocen casos de vuelta a la vida después de una muerte clínica, sin intervención de milagro alguno.

La única señal de muerte real es la putrefacción del cadáver.

Cuando ésta se presenta con caracteres inequívocos, la muerte real es del todo cierta . «Solamente hay una señal de la muerte absoluta: la putrefacción» (975).

Debe administrarse la unción de los enfermos, aunque el enfermo no haya podido confesar, pues basta que tuviera atrición para que con este sacramento se le perdonen sus pecados, incluso graves.

Hoy la Iglesia permite la incineración de los cadáveres (976).

Las cenizas de los cadáveres deben guardarse con todo respeto.

Mientras la legislación eclesiástica o civil no disponga otra cosa, yo sugiero que el mejor sitio de estas cenizas es el nicho de un familiar.

Notas

(974) - Concilio Vaticano II:Sacrosantum Concilium: Constitución sobre la Sagrada Liturgia, nº 73

(975) - MICHEL: Los misterios del más allá, II, 33. Ed. Dinor. San Sebastián

(976) - Nuevo Código de Derecho Canónico, nº 1176, 3





[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]