[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_] [_Los MSC_] [_Testigos MSC_]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

LA IMPORTANCIA DE LAS MUJERES NO TIENE QUE VER CON QUE SEAN SACERDOTISAS

Páginas relacionadas 
Vea de Juan Pablo II "Mulieris Dignitatem"
Ordinatio Sacerddotalis (Juan Pablo II)  
Valor de la Carta Apostólica  "Ordiantio Sacerdotalis"
Ordenación de la mujer: Reflexión bíblico-teológica


Escrito por Diana R. García Bayardo
Lunes 12 de Agosto 2013

 


El pasado mes de junio, el expresidente estadounidense James Carter catalogó a la Iglesia católica de «abusiva» por no tener mujeres sacerdotisas; aseguró que «en el siglo III, cuando los hombres tomaron el control de la Iglesia católica, comenzaron a ordenar que las mujeres tuvieran una posición inferior y no pudieran ser sacerdotes». Ideas equivocadas como las de este político están muy extendidas, y suele creerse que la Iglesia es misógina por no adaptarse al feminismo radical imperante.

EL CASO ANGLICANO

Por lo mismo, la Iglesia anglicana o la Iglesia luterana suelen ser presentadas como ejemplo de igualdad y justicia, ya que en su seno se admite el sacerdocio femenino. De hecho, la Iglesia anglicana actualmente «ordena» más sacerdotisas que sacerdotes.

Pero hay cosas que se callan y que conviene saber. Por ejemplo, que de esas sacerdotisas anglicanas más de la mitad no admite la Resurrección de Cristo, y que apenas un tercio de ellas cree que Jesús nació de María Virgen. En otras palabras, la mayoría de estas mujeres ni siquiera son cristianas verdaderas.

Aunque se supone que el mundo aplaude el sacerdocio femenino como muestra de «igualdad de género», y que, por tanto, la apertura de las religiones hacia éste debería atraer más feligreses, lo cierto es que en la práctica pasa justo lo contrario: desde 1994, cuando se ordenaron las primeras sacerdotisas inglesas, la Iglesia anglicana ha perdido al 13% de sus miembros por esta causa, y muchos de ellos, incluidos clérigos, se han hecho católicos.

Los anglicanos australianos ya tienen rato admitiendo la existencia de «obispas», y parece que los de Inglaterra están por aprobar lo mismo, por lo que es probable que esto provoque una mayor desbandada de fieles y clérigos.

LO QUE NO SE DICE

En cuanto a la Iglesia luterana en los países escandinavos, es importante saber que el sacerdocio y el episcopado femenino fue más una imposición política que un acto de democracia o una libre decisión religiosa. En 1957 los obispos luteranos de Suecia votaron por mayoría contra la ordenación de mujeres, pero para entonces la ley del país exigía que la legislación religiosa pasara tanto por la Asamblea Eclesial como por el Parlamento; y este último, yendo en contra de la Asamblea Eclesial, impuso la ordenación de mujeres. Para que la Iglesia Luterana se sometiera, los partidos políticos la amenazaron con confiscar sus bienes, con lo que automáticamente muchos obispos suecos cambiaron inmediatamente su voto en favor de la existencia del clero femenino.

Por si fuera poco, la cláusula de conciencia que protegía a los clérigos que no simpatizaban con la existencia de sacerdotisas, fue eliminada en 1983, y en 1994 se prohibió la ordenación de diáconos o sacerdotes que se supiera disentían de las ordenaciones femeninas.

Mujer obispa se coloca la mitra



A MÁS SACERDOTIZAS, MÁS HEREJES

La situación más radical que se ha dado es la de Dinamarca, donde la Iglesia luterana es la religión oficial. El Parlamento danés votó una ley implantando la ordenación de mujeres en 1947, apenas dos años después de la Segunda Guerra Mundial; no le importó que en ese entonces el país tuviera diez obispos, ocho de los cuales estaban en contra de la medida.

El sacerdocio femenino aquí también va en relación directamente proporcional a las herejías; así, aunque el 80% de los daneses declara ser luterano, ni siquiera el 5% participa el domingo en el culto, y apenas uno de cada cuatro cree que Jesús es el Hijo de Dios, y uno de cada cinco cree que Él es el Salvador de los hombres.

CATÓLICOS INFECTADOS

La mentalidad mundial dominante ha hecho que incluso entre algunos hijos de la Iglesia católica se haya filtrado la idea de que el sacerdocio ministerial femenino es bueno, justo, conveniente y deseado por Dios; ahí están, por ejemplo, el cardenal Karl Lehmann, obispo de Mainz y por muchos años presidente de la Conferencia Episcopal Alemana; o William Morris, quien fuera obispo de Toowoomba, Australia, y tuvo que dejar el cargo a causa de sus numerosas herejías.

Para evitarse problemas, la mayoría de los mal formados católicos que abogan por el sacerdocio femenino lo hace desde el anonimato escudándose en agrupaciones que se hacen pasar por católicas, y que suelen albergar a un buen número de teólogos, sacerdotes, religiosos y seglares de la llamada ola «progresista», es decir, liberal (masónica) e izquierdista (marxista). «Somos Iglesia», «Curas de Vizcaya», «Women Priests», «Asociación de Mujeres Católicas Alemanas», «Conferencia de Ordenación de Mujeres en Estados Unidos», «Asociación Juan XXIII» y «Colectivo de Mujeres en la Iglesia» son algunas de esas muchas organizaciones rebeldes.

Lo que tienen en común tales grupos es una visión muy light de Cristo y de su Iglesia; todo lo pretenden estructurar en términos de presunta «democracia», «igualdad» y «derechos humanos», al más puro estilo secular.

LO QUE DIJO EL PAPA

¿Entonces todo debe seguir quedando igual en la Iglesia católica? El Papa acaba de responder a ello el 27 de julio en su visita a Brasil, durante un almuerzo que compartió con los obispos de aquel país: «No reduzcamos el compromiso de las mujeres en la Iglesia, sino que promovamos su participación activa en la comunidad eclesial. Si la Iglesia pierde a las mujeres en su total y real dimensión, la Iglesia se expone a la esterilidad».

Y cuando volaba de regreso al Vaticano con 75 periodistas, uno de ellos le preguntó: «Usted dijo que la Iglesia sin la mujer pierde fecundidad. ¿Qué medidas concretas tomará para alcanzar esto?». La respuesta de Francisco fue la siguiente: «Una Iglesia sin mujeres es como el Colegio Apostólico sin María. El rol de la mujer en la Iglesia no es sólo la maternidad, la madre de familia, sino que es más fuerte, es el icono de la Virgen, de la Madonna, ésa que ayuda a crecer a la Iglesia.

«Piensen que la Virgen es más importante que los Apóstoles. La Iglesia es femenina: es Esposa, es Madre. El rol de la mujer en la Iglesia no es sólo el de mamá, que trabaja, que me da; es otra cosa. Pablo VI escribió una cosa lindísima sobre las mujeres, pero creo que debemos ir más adelante en la explicitación de este rol y carisma de la mujer en la Iglesia.

«No se puede entender una Iglesia sin mujeres, pero mujeres activas en la Iglesia, con su perfil, que llevan adelante... En la Iglesia hay que pensar en la mujer en esta perspectiva de elecciones arriesgadas, pero como mujer, hay que explicitar...., hay que hacer una profunda teología de la mujer. Esto es lo que pienso».

UN «NO» DEFINITIVO

Sin embargo, esto no quiere decir que el Papa esté pensando en el sacramento del Orden para las mujeres. Eso lo dejó bien claro cuando otro periodista le insistió sobre el tema: «¿Cómo debe ser participación de las mujeres en la Iglesia? ¿Qué piensa de ordenación de las mujeres?».

El vicario de Cristo respondió: «No nos podemos conformar a que hagan las mujeres de monaguillo, de presidenta de Cáritas o de catequista, tiene que haber algo más... En cuanto a la ordenación de las mujeres, la Iglesia ha hablado y dice no. Lo ha dicho Juan Pablo II, pero con una formulación definitiva. Esa puerta está cerrada. Pero sobre esto quiero decirles algo: la Virgen María era más importante que los Apóstoles y que los obispos y que los diáconos y los sacerdotes. La mujer en la Iglesia es más importante que los obispos y que los curas. ¿Cómo? Esto es lo que debemos tratar de explicitar mejor. Creo que falta una explicación teológica sobre esto».

D. R. G. B.


[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]