[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Circular nº 9 en el mes de Noviembre 1880 del P. Julio Chevalier a los MSC  después de la expulsión por el gobierno

Páginas relacionadas 

 

 Julio Chevalier Fundador de los Misioneros del Sagrado Corazón

Mi querido y venerado hermano,

El Sagrado Corazón no ha querido que sus misioneros se vean privados del honor de sufrir persecución a causa de la justicia; al igual que las demás Congregaciones, hemos sido constreñidos, por la fuerza, a abandonar nuestra apacible morada y Vd. sin duda ha leído ya en la prensa los detalles de nuestra expulsión.

Ha sido precisamente el primer viernes de mes, especialmente dedicado a honrar al Sagrado Corazón y su dolorosa Pasión, el día en que hemos sido llamados a sufrir por Aquel que tanto sufrió por nosotros.

El primer viernes de mes era para nosotros un día de recogimiento y retiro, un día de adoración, durante el cual nos prosternábamos gozosos ante el Santísimo, expuesto durante todo el día en nuestra Basílica.

El primer viernes de noviembre, temprano, hemos sido arrojados a la calle y obligados a buscar un refugio en casa de personas caritativas; pero lo más penoso para nosotros ha sido ver nuestra Basílica sellada gubernativamente. El piadoso peregrino ya no puede volver a entrar para dar gracias a Nuestra Señora del Sagrado Corazón y pedirle nuevos favores. Los fieles, sin embargo, no han perdido por esto el camino hacia este augusto Santuario. Se ven cada día y, a veces, en gran número, llegar a rezar ante las puertas selladas, besar el suelo que no pueden franquear y depositar allí ramos y coronas de flores, en testimonio de su devoción y de sus penas. Se distingue, de vez en cuando, entre ellos, algunos forasteros llegados de bien lejos para encomendarse a la Patrona de las causas desesperadas.

Muy querido y venerado hermano, formamos parte de la misma familia, nuestra causa es la vuestra, también Vd. ha experimentado el golpe que nos ha sido infligido. Vd. lo ha sentido y algunos de entre ustedes  nos lo han querido expresar en cartas llenas de entrañable simpatía. Se lo agradecemos de corazón, efusivamente.

Tengamos confianza, venerados Hermanos, soldados del Sagrado Corazón, sufrimos juntos, seremos glorificados juntos. No nos dejemos absorber por estas pruebas pasajeras; son grandes, pero insignificantes ante las de la Iglesia; no son nada ante los ultrajes sin número que recibe cada día, a cada instante, el Corazón Divino, al que nos hemos consagrado; para Él es la renovación de la Pasión. Él es triturado por las iniquidades de los hombres, por el torrente de impiedad y de inmoralidad que inunda nuestras ciudades y se desborda por nuestros campos. Es nuestro deber el procurar a este Corazón martirizado el consuelo que podemos ofrecer. Le consolaremos con fervorosas oraciones, con penitencias, mortificaciones, santas Misas celebradas con especial devoción.

No ha mucho, nuestro Santo Padre, el Papa, informado del cierre de nuestra Basílica, ha concedido una bendición a los fieles que ofrezcan sus buenas obras en Reparación de la injuria hecha al Sagrado Corazón y a Nuestra Señora del Sagrado Corazón. En tales circunstancias, no nos cabe la más mínima duda de que  mis venerados hermanos querrán beneficiarse de esta bendición del Vicario de Cristo en la tierra.

Aisladas, nuestras Reparaciones serían inútiles, pero unidas a las del mismo Sagrado Corazón, tendrán eficacia soberana, aplacarán la justicia divina y apresurarán la libertad de la Iglesia. No podemos desalentarnos como quienes no tienen esperanza. Humanamente, es verdad, no divisamos ninguna apariencia de salvación.  Pero, cuando todo esté perdido, cuando ya nada podamos esperar de los hombres, intervendrá el Todopoderoso y procurará un triunfo deslumbrante a su Iglesia. Ahí está la promesa divina: Portae inferi non praevalebunt.

Reciba, mi querido y venerado hermano, la seguridad de mis mejores y respetuosos sentimientos.

(In C.J. J. Chevalier Miss. du S. C.)

 

 


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]