[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_] [_Los MSC_] [_Testigos MSC_]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

pornografía: Las imposiciones de los sexólogos y De los sondeos 

Páginas relacionadas 
Estudio: Pornografía distorsiona
la sexualidad en el matrimonio

 

adicción pornografía

 

El incidente de Lovin' Fun es característico de la técnica de adoctrinamiento de los medios de comunicación. Antes, es necesario hablar de la imposición de la sexología. Los sexólogos son una nueva raza de impostores que se dan aires de científicos para hablar de sexo. Planteándose como técnicos del sexo en blusa blanca, haciendo valer su título de médicos (aunque cualesquiera puede pretenderse sexólogo), y en nombre de una ideología hypermaterialista que rebaja el amor al nivel de un metabolismo biológico, explican al que quiera oírlos cómo hacer el amor, como si las parejas no podrían descubrirlo completamente solo. Es así que un doctor en medicina se hace llamar Doc y responde en la radio a las preguntas de los jóvenes. Con aires de especialista, ellos explican cómo practicar la sodomía y  como lograr un  performance  mayor en su vida sexual.

Una de las técnicas utilizadas por los medios de comunicación para fomentar la degradación de las costumbres es la de los sondeos. Los sondeos sobre el comportamiento sexual, a menudo realizados por cuenta del Estado, son explotados por los medios de comunicación y a menudo deformados con el fin de valorizar los comportamientos minoritarios e inmorales, dando así una imagen deformada de la moralidad de la mayoría de los franceses. Los sondeos definen la norma moral. Es una moralidad del tipo: < < todo el mundo lo hace, por lo tanto por qué no yo >> que es propuesta implícitamente. Por ejemplo, el Expreso escribía un comentario de un sondeo: < < Solamente un 17% retrasados de románticos confunden aún la fidelidad conyugal y el monogamia sexual >>. [1]

Un ejemplo clásico de la manipulación de la opinión pública de los sondeos es el Informe Kinsey, publicado en al final de los años cuarenta, y que afirmó que un 10% de los Americanos varones son < < más o menos >> homosexuales. Este informe se denunció claramente como una impostura debido a la muestra poco representativa utilizada, a los métodos de entrevista orientados y a las técnicas de cálculo de porcentaje inexactas. Por ejemplo, la muestra estaba constituida por voluntarios, por lo tanto de personas sospechosas de exhibicionismo. Esta muestra incluía un 25% de presos, en quienes la homosexualidad se extiende anormalmente por razones de oportunidad, incluso de obligación, y no de tendencia natural. Por otra parte, Kinsey consideraba como homosexual a toda persona que tenía durante 3 años de su vida experiencias homosexuales. En esta categoría, la mayoría son personas experimentando con experiencias de  homosexualidad entre 15 y 18 años, período de búsqueda de la identidad, pero que definitivamente se orientaron hacia la heterosexualidad más tarde.[2] Todos los sondeos realizados de manera objetiva desde el informe Kinsey pusieron de manifiesto que el porcentaje de homosexuales en los Estados Unidos como en Europa varía entre 1 y 2%. Sin embargo, el informe Kinsey tuvo una influencia extraordinaria y sigue utilizándose como argumento para la aceptación de la homosexualidad y su promoción.

Con motivo de las campañas contra el SIDA, numerosos organismos que hacen campaña a favor de los preservativos pretenden imponer la idea que la mayoría de los adolescentes y jóvenes adultos son < < sexualmente activos >>. Para eso, inflan sus estadísticas guardando en la categoría < < sexualmente activos >> a toda persona que reconoce haber tenido una única relación sexual en su vida pasado, incluso si ha guardado la castidad desde hace varios años. Ahora bien, un sondeo hecho en los Estados Unidos en 1992 por el Centers for Disease Control informa de que, entre los adolescentes informados como < < sexualmente activos >>, solamente 39,4% tuvieron una relación sexual en los tres meses, y son pues verdaderamente sexualmente activos en el momento del sondeo.[3]  Realmente, aún hoy, menos de la mitad de los adolescentes tuvieron una experiencia sexual antes de dieciocho años. Estas cifras, por otra parte, no tienen en cuenta la exageración que se puede esperar por parte de los adolescentes sobre su vida sexual.

La realidad de la vida sexual de los franceses es pues completamente diferente de la imagen que dan los medios de comunicación. Los medios de comunicación reflejan una imagen fantasmagórica e irrealista de la sexualidad. En todo rigor, el hecho mismo de hablar "de la sexualidad de los jóvenes", por ejemplo, es una manera engañosa de insinuar que los jóvenes tienen todos experiencias sexuales y que, si no tienen, es que las reprimen y que deberían tener una. En cuanto a las parejas, la gran mayoría son fieles.

En marzo de 1993 se publicaba un informe muy detallado sobre los comportamientos sexuales en Francia, fruta de un largo estudio hecho sobre 20.000 personas. Los autores de este informe expresaron su sorpresa descubriendo que los valores fundamentales de los franceses siguen siendo los mismos que hace veinte años: la fidelidad viene en primer lugar.[4] Este informe revela  de otro lado por que solamente un 14% de los hombres y 6% de las mujeres solamente tuvo más de una pareja durante los doce últimos meses. El < < multipartner >>  sigue siendo un comportamiento muy minoritario.[5]  [6]   Se puede estar seguro, sin embargo, que los medios de comunicación interpretarán este estudio a su manera dándole importancia al comportamiento minoritarios.

 

adicción a la pornograffía

C/ La hipocresía de Minitel rosado

Los medios de comunicación demuestran una hipocresía flagrante esforzándose regularmente como si estuvieran escandalizados por la gran criminalidad sexual haciendo al mismo tiempo la promoción de la pequeña criminalidad sexual y la inmoralidad de todo tipo. La hipocresía de algunos diarios y revistas es manifiesta por su implicación en el Minitel rosado, instrumento muy conocido de la criminalidad sexual. Denis Périer, periodista al Fígaro, revela, en el expediente negro del Minitel rosado, cómo, tras un acuerdo entre los P&T y los grupos de prensa, son los periódicos de gran tirada y semanales, de los cuales en cabeza el Parisiense Liberado y el Nuevo Observador, que se están reservando la parte del león en los servicios de servicio de mensajería.[7] Así el Nuevo Observador, que dedica largos artículos a los problemas de la prostitución y los abusos sexuales de los niños, es, en los entretelones, cómplice de este tráfico. En efecto, el Minitel rosado, gracias al anonimato de los mensajes, es el instrumento soñado d los proxenetas y los pervertidos de toda clase. Numerosos asuntos de violación y abusos sexuales de niños están vinculados al Minitel rosado. Adolescentes denunciando en el Minitel a sus padres se dejaron seducir por anuncios engañosos emitidos por pederastas; jóvenes mujeres en búsqueda de aventuras respondieron a propuestas de citas fijadas por Minitel, y terminaron por ser violadas o incluso asesinadas. [8]

Pero se creó un vacío jurídico perfecto alrededor del Minitel, que permite a las Telecomunicaciones deshacerse de toda responsabilidad. Los creadores de los servicios se lavan las manos también, pretendiendo no tener conocimiento de los mensajes que sus clientes intercambian, lo que de muestra la peor hipocresía puesto que se utiliza a estos servicios exclusivamente para mensajes de carácter pornográfico.

Es también el afán de lucro que, aquí, toma la delantera sobre la ética. En efecto, los beneficios del Minitel rosado son enormes. En 1987, el Minitel rosado ostentaba 822 millones de francos de ingreso, lo que representa un 72% del ingreso total del 36.15.[9] Observemos que, en esta historia, es el Estado que es el primer proxeneta, por el beneficio que extrae en forma de impuestos, ya que se grava a los servicios de servicios de mensajería muy mucho.

 imitación de la pornografía

 

9. La televisión pornográfica

La televisión, inútil de insistir, está también a la vanguardia de la decadencia. Cada vez menos cultural y cada vez más llevada a la vulgaridad, la televisión es un verdadero veneno que destruye a la familia, mientras que podría ser un maravilloso instrumento educativo.

En 1990, un 96% de los franceses tienen un televisor. 25% tienen varios. Un Francés sobre dos está ante la pantalla de la televisión  todos los días y 36% le consagran las veinte horas por semana (contra solamente un 26% en 1981 y 20% en 1973).[10] Como término medio, los Franceses miran 3 horas 15 minutos de televisión al día. Como lo declara el senador Jean Cluzel en una serie de obras tituladas < < Miradas sobre el sector audiovisual >>:   

< < Patrick Le Lay, Presidente de TF1 y Hervé Bourges, Presidente de France 2 y France 3 tienen mucho más poder que tenía el propio Rey-Sol >>.

En una palabra, somos una población teledirigida.

Recientemente, la televisión cruzó una frontera decisiva. Mientras que el erotismo solo servía hasta ahora de condimento, con el < < tele rosa >>, los programas tienen ahora el erotismo como único objetivo. Así pues, en el canal cinco, en dos meses, se tuvo derecho a: < < Sadomasagistas: golpes y felicidades >>, < < Engaño a mi marido para darle placer >>, < < Los secretos de alcoba de los consejeros maritales >>, < < los mil y unos secretos del orgasmo >>, < < Mi primera noche de amor >>, < < fantasías de hombres, fantasías de mujeres >>.[11] Presentado bajo el método solapado, simpático y humorístico, como un entretenimiento inofensivo, estos programas no son que menos  fisgoneo y un ataque a los valores morales. El porcentaje de escucha de los programas eróticos y pornográficos es muy elevado. En 1987, < < SuperSexy >>, a 22 h 30 todos los meses sobre TF1, contaban 10 millones de escuchas.

Pero, a pesar del hecho de que estos programas tengan a una gran audiencia, uno puede preguntarse si responden realmente a una demanda o si, más bien, no la crean, y si no reflejado los valores de los productores más que los de los franceses. ¿Cuántos Franceses, por ejemplo, se reconocen en esta confesión de una productora de televisión en el Diario Liberación?: 

 < < Estamos a favor de un sexo chistoso, un sexo que sea un medio de comunicación simpática, un poco como lo comedia >>.[12]

Canal + va más lejos, con su porno mensual. Los dirigentes de la cadena consideran que la gran mayoría de sus suscriptores lo mira. Uno ellos declaró en 1992:  

 < < No tenemos más el fenómeno de rechazo, no recibimos más de protestas; el X mensual del sábado es una cosa acostumbrada para todos los nuestros suscriptores >>.

La televisión tiene un poder extraordinario de crear hábitos. Lo que parece hoy chocante y totalmente inadmisible se admitirá mañana como normal. Protegiéndose detrás la idea que < < el tiempo cambia >>, la mayoría silenciosa se resigna, se acostumbra y consume. La revista el Punto ya declaraba en 1987: < < La tele rosa no hace enrojecer más >>. [13]

 Una vez más, son los niños que son las primeras víctimas de esta agresión por la imagen. No existe aún estudio sobre el efecto del erotismo a la televisión sobre los niños. Sin embargo, se conocen bien los efectos de las múltiples escenas de violencia que ven. Según el American Psychological Asociación, los niños son testigos por término medio de 28 actos de violencia por hora de televisión. Durante una tarde normal, sin distinción de cadenas, se asiste en aproximadamente a 50 crímenes, con una docena de asesinatos, 15 a 20 robos a mano armada, violaciones, torturas y otras sevicias. Los jóvenes Americanos, que absorben por término medio 26 horas de televisión por semana, vieron 8.000 asesinatos al final de la escuela primaria y 40.000 a 18 años.

Todos los estudios hechos a este respecto son serios: existe una correspondencia directa entre la violencia a la televisión y al aumento de la delincuencia juvenil. En los Estados Unidos, el Instituto Nacional de la Salud Mental, la Academia Americana de Pediatría y la Asociación de los Psicólogos Americanos todos afirmaron públicamente que < < la violencia televisiva genera la agresividad en los niños. En este país, entre 1981 y 1990, el aumento de las detenciones de mineros aumentó un 60% >>.[14]  ¿Cómo entonces ignorar, del mismo modo, el efecto desastroso del sexo al televisión, cuando se conoce la impresión muy perturbadora que dejan las escenas sexuales en los niños y los adolescentes?

 Adicción a la pornografía

 

10. Hollywood, la fábrica a veneno

Hasta los años sesenta, Hollywood había seguido siendo relativamente fiel al código deontológico que había presidido a su fundación en 1930, el famoso Código Hays, según el cual:   

< < Ninguna escena se producirá que denigre la norma moral de los que la ven >>.

En 1947, el realizador Frank Capra declaraba aún:  

 < < El cine debe ser una expresión positiva donde sopla la esperanza, la justicia, el amor y el perdón. Es la responsabilidad de los productores y directores de exaltar las cualidades humanas, el triunfo del individuo en la adversidad >>.[15] 

En 1972, aún, la película Anaranjado Mecánico del realizador Stanley Kubrick se retiró de las salas de cine debido a una ola de violencia por la imitación de la cual era responsable.[16]

Pero, poco a poco, todas las barreras de la censura cayeron: el adulterio, la inmoralidad y la violencia se pusieron cada vez más a continuación. Desde los años 80, las escenas de desnudo y de sexo se volvieron comunes en las películas grande público, y se pasó definitivamente de la película de acción a la película de violencia.

Un aspecto no desdeñable de la invasión del sexo en el cine es la explotación de las actrices por los productores, e indirectamente por los espectadores. Escuchemos algunos testimonios, para comprender cómo estas actrices perciben la corrupción de su oficio por el sexo.

Fiona Gélin cuenta de su prueba en el rodaje de la película Sirocco:  

< < En realidad, había escenas de desnudo que me se había ocultado y que debí representar. El resultado estaba al límite de la película erótica. Me sentí traicionada, completamente desconcertado y destruida. Tenía vergüenza de mi misma. Eso me valió una depresión y un mes de hospital psiquiátrico >>.[17]

Valérie Kaprisky dice de su vida después de varias películas donde se la obligó a desnudarse, incluso para el cartel:  

< < Durante dos años, deje de hacer películas como para purificarme. Pensaba en el rescate de mi alma, en los niños que tendría un día. No quería que tuvieran vergüenza de su madre >>.[18]

Béatrice Dalle, con respecto al rodaje de una película de Beneix:   

< < Estas escenas de desnudo fueron la causa de muchas broncas entre Beneix y yo. Intentaba por todos los medios de hacerme entender que esta muchacha hyperliberal no tenía ningún problema con la desnudez. [...] El hecho de desnudar sistemáticamente a las muchachas en el cine, un procedimiento sólo luego del 68,  quería alimentar fantasías de personas que se imaginan que para poner de manifiesto que se libera a una mujer, es necesario que se desnude >>.

Tres años más tarde, en marzo de 1992, Béatrice Dalle confirma: 

< < Yo soy muy pudorosa y desnudarme, terrible. Era el horror. Incluso vomité. Creo que no recomenzaré  nunca  jamás>>.[19]

Todos estos testimonios muestran hasta qué punto el universo del cine es falso, artificial, y falso, y hasta qué punto promueve a veces al fisgoneo perverso. Estas actrices se sintieron abusadas, manipuladas. La industria cinematográfica se ha convertido en  explotación sexual, en proxenetismo.

 adicción a la pornografía

 

11. La publicidad: el elogio de < < siete pecados capitales >>

Un artículo en el Punto de 23 de julio de 1990, titulado < < Publicidad: los 7 pecados capitales >>, muestra cómo la publicidad, hoy, se ha especializado en el < < trasgresión de la prohibición >>. <<Orgullo, avaricia, glotonería, envidia, ira, lujuria, desidia>>, se halagan, incluso se presentan como virtudes. El dios sexo es omnipresente, para vender cualquier cosa. <<Hasta un vulgar tubo de aspiradora es presentado en la publicidad bajo la forma sugerida de un pene en erección de un hombre que dice: "He encontrado un truco para seducir a la ama de casa ">>. Ordenadores libidinosos (Rank Xerox), cafés afrodisíacos (Tarjeta Negra), botellas de aguas minerales que una caricia destapa (Cantero), Coñac invitando a la temeridad a dos jóvenes mujeres que los prueban sobre un sofá (Bisquit), todos los productos parecen destinados por naturaleza a estimular el orgasmo, incluso las pastas alimenticias.

Algunos publicistas no se detienen con erotismo, sino pretenden utilizar los impulsos sadomasoquistas, aunque es con el pretexto del humor. Por otra parte, alguna publicidad pretende jugar sobre los impulsos pederastas. Así pues, con respecto a una doble página publicada por Benetton en el diario Liberación, Jacques Séguéla, él mismo publicitario, protesta:  

 ¿< < Cómo un publicista, que es por otra parte senador, puede mostrar en su última publicación el sexo de pequeña muchacha de 12 años? ¡Todas las barreras de la ética se fundieron!>>[20]

 No es necesario subestimar la influencia de la publicidad sobre las costumbres y sobre las mentalidades. Todas estas imágenes hacen poco a poco retroceder el límite máximo de tolerancia. Es necesario por otra parte dar la  alarma debido a que, desde hace algunos años, los publicistas se las tienen con una nueva clientela, la de los niños. En los Estados Unidos, una serie de empresas decidieron orientar los 33 millones de niños de 4 a 12 años, cuyo adquisitivo aumenta en comparación  con mayor rapidez. Este mercado, que progresó un 82% entre 1989 y 1993, representa hoy 14 mil millones de dólares. Pero se considera que los niños en realidad influyen sobre 132 mil millones de dólares en gastos familiares. Cada año, las marcas gastan cerca de 7 mil millones de dólares en publicidad especialmente concebida para ellos. Algunas campañas pretenden en realidad prepararse a una clientela futura condicionando a sus compradores potenciales a partir de la infancia. Así pues, según un estudio del American Medical Asociación, Joe Camel, el camello símbolo de los cigarrillos Camel, es en adelante el personaje de dibujo más conocido de los niños de 5 años, exactamente detrás de Mickey Mouse. Y Camel tiene precisamente  un tercio del mercado en los fumadores menores de 18 años. [21]

Es muy importante que los padres tengan conciencia de la vulnerabilidad de sus niños de cara a los anuncios. Los niños mucho se marcan por las imágenes. El hypersexualisation de los comerciales y pancartas publicitarias modela su visión del mundo. Y cuando se ven, como ahora, los publicistas invertir los mil millones para llegar directamente  a los niños, se vuelve más imperativo para los padres de protegerlos, estando disponibles y comprometidos en su educación.



Notas

[1] Ciudad en Tony Anatrella, el Sexo olvidado, Flammarion, 1990.

[2] Judith A. Reisman y Edward W. Eichel, Kinsey, Sex and Fraud, Huntignton House Publishers, Louisiana, U.S.A., 1990.

[3] < < Sexual Behavior among High School students - United States, 1990 >>, Morbidity and Mortality Weekly Report, 3 janvier 1992, Vol. 40, Ndeg.51-52, pp. 886.

[4] El comportamiento sexuale en Francia, OP. cit..

[5] Nuevo Observador informa en su número del 12 de agosto de 1993 de que, según una investigación del instituto CSA, un 88% de los franceses se declaran fieles (72% para los hombres, 86% para las mujeres). Entre ellos 8% admiten haber sido excepcionalmente inexactos (11% para los hombres, 5% para las mujeres).

[6] Otro sondeo, realizado en 1990 y financiado por la Dirección General de la Salud, y citado en el Punto de 12 de febrero de 1990, revelaba que solamente 17%  de más de 18 años declaran haber tenido más que una pareja en los 12 últimos meses.

[7] Denis Perier, op. cit..

[8] Ibid.

[9] Ibid.

[10] Nueva investigación sobre las prácticas culturales de los Franceses en 1989 (ante una muestra de cinco mil de personas representativa de la población francesa de quince años y más), en Documentación francesa, 1990.

[11] Roca, 7 y 21 de noviembre de 1991.

[12] Pascale Breugnot, Liberación, 13 de septiembre de 1986.

[13] Le Point, 23 de noviembre de 1987.

[14] Isabelle Bourdial, < < Violencia a la televisión: el impacto en los niños >>, Ciencia y vida, febrero de 1994.

[15] Ciudad en Espectáculo del Mundo, noviembre de 1993.

[16] Ibid.

[17] Roca, Ndeg. 1303, 19 de marzo de 1992.

[18] Ibid.

[19] Ibid.

[20] Ciudad en < < El sexo hecho  para vender? > >, Challenges, noviembre de 1993, p. 72.

[21] Le Point, 21 de agosto de 1993.

 


[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]