Carta XIV (Ammonas)

La herencia de la justicia 

 

He aquí la carta que les ha escrito su padre; esta es la herencia de los padres justos, que legan en herencia a sus hijos la justicia. Los padres según la carne dejan en herencia a sus hijos el oro y la plata; pero los justos dejan esto a sus hijos: la justicia. Los patriarcas eran muy ricos en oro y plata, y próximos a la muerte, no les dieron ninguna orden, excepto respecto de la justicia, pues ella permanece por siempre.

 

El oro y la plata son corruptibles (1 P 1,18), pertenecen a la miserable tienda de este tiempo tan breve. Pero la justicia pertenece a la morada de lo alto y le queda al hombre para siempre. Porque la herencia que les dan sus padres es la justicia.

 

Pórtense bien en el Señor y en la buena voluntad de la justicia que Dios les da día tras día, hasta su salida.

Cortesía clerus.org

 

Volver a: La Escuela de San Ammonas



 


Volver al Inicio del Documento