[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Fiesta del Bautismo del Señor C - Lecturas y Catecismo: Preparemos la Acogida de la Palabra de Dios

 

Preparémonos:

Con las Lecturas de la Fiesta      Con el Catecismo de la Iglesia    Con el Directorio Homilético 

 

 

Recursos adicionales para la preparacion

Año Litúrgico Patrístico

Comentarios de Sabios y Santos

Iglesia del Hogar: Preparando en Familia


Catequesis preparatoria para los niños

Ejemplos que iluminan la participación

Recursos: Gráficos - Videos - Audios

Páginas relacionadas

 

 

 

 

 

 

La Palabra de Dios y yo - cómo acogerla
Falta un dedo: Celebrarla

 

Con Las Lecturas del Domingo

Lectura del libro de Isaías 40, 1-5. 9-1

¡Consuelen, consuelen a mi Pueblo, dice su Dios!
Hablen al corazón de Jerusalén y anúncienle que su tiempo de servicio se ha cumplido, que su culpa está pagada, que ha recibido de la mano del Señor doble castigo por todos sus pecados.
Una voz proclama: ¡Preparen en el desierto el camino del Señor, tracen en la estepa un sendero para nuestro Dios!
¡Que se rellenen todos los valles y se aplanen todas las montañas y colinas; que las quebradas se conviertan en llanuras y los terrenos escarpados, en planicies!
Entonces se revelará la gloria del Señor y todos los hombres la verán juntamente, porque ha hablado la boca del Señor.
Súbete a una montaña elevada, tú que llevas la buena noticia a Sión; levanta con fuerza tu voz, tú que llevas la buena noticia a Jerusalén. Levántala sin temor, di a las ciudades de Judá: « ¡Aquí está su Dios!»
Ya llega el Señor con poder y su brazo le asegura el dominio: el premio de su victoria lo acompaña y su recompensa lo precede.
Como un pastor, El apacienta su rebaño, lo reúne con su brazo; lleva sobre su pecho a los corderos y guía con cuidado a las que han dado a luz.
Palabra de Dios.



Salmo Responsorial 103, 1b-4. 24-25. 27-30

R. ¡Bendice al Señor, alma mía!
¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
Estás vestido de esplendor y majestad
y te envuelves con un manto de luz.
Tú extendiste el cielo como un toldo. R.

Construiste tu mansión sobre las aguas.
Las nubes te sirven de carruaje y avanzas en alas del viento.
Usas como mensajeros a los vientos,
y a los relámpagos, como ministros. R.

¡Qué variadas son tus obras, Señor!
¡Todo lo hiciste con sabiduría,
la tierra está llena de tus criaturas!
Allí está el mar, grande y dilatado,
donde se agitan, en número incontable,
animales grandes y pequeños. R.

Todos esperan de ti
que les des la comida a su tiempo:
se la das, y ellos la recogen;
abres tu mano, y quedan saciados. R.

Si escondes tu rostro, se espantan;
si les quitas el aliento, expiran y vuelven al polvo.
Si envías tu aliento, son creados,
y renuevas la superficie de la tierra. R.




Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a Tito 2, 11-14; 3, 4-7

Querido hijo:
La gracia de Dios, que es fuente de salvación para todos los hombres, se ha manifestado. Ella nos enseña a rechazar la impiedad y los deseos mundanos, para vivir en la vida presente con sobriedad, justicia y piedad, mientras aguardamos la feliz esperanza y la Manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador, Cristo Jesús. Él se entregó por nosotros, a fin de librarnos de toda iniquidad, purificarnos y crear para sí un Pueblo elegido y lleno de celo en la práctica del bien.
Pero cuando se manifestó la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor a los hombres, no por las obras de justicia que habíamos realizado, sino solamente por su misericordia, Él nos salvó, haciéndonos renacer por el bautismo y renovándonos por el Espíritu Santo. Y derramó abundantemente ese Espíritu sobre nosotros por medio de Jesucristo, nuestro Salvador, a fin de que, justificados por su gracia, seamos en esperanza herederos de la Vida eterna.
Palabra de Dios.


Aleluia Cf. Lc. 3, 16

Aleluia.
«Viene uno que es más poderoso que yo», dijo Juan Bautista;
«Él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego».
Aleluia.



Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 3, 15-16. 21-22

Como el pueblo estaba a la expectativa y todos se preguntan si Juan Bautista no sería el Mesías, él tomó la palabra y les dijo: «Yo los bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; Él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego».
Todo el pueblo se hacía bautizar, y también fue bautizado Jesús. Y mientras estaba orando, se abrió el cielo y el Espíritu Santo descendió sobre Él en forma corporal, como una paloma. Se oyó entonces una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección».
Palabra del Señor.

 

 

Con el Catecismo de la Iglesia Católica entender y  vivir la Palabra

II. LA FE DE LA IGLESIA   III. TESTIMONIO CRISTIANO

IV. SUGERENCIAS PARA EL ESTUDIO DE LA HOMILÍA

 

II. LA FE DE LA IGLESIA

 

 «El Espíritu Santo, en forma de Paloma, viene sobre Jesús y la voz del cielo proclama que El es  mi ``Hijo amado''. Es la manifestación (Epifanía) de Jesús como Mesias de Israel e Hijo de Dios» (535).

 

 «El bautismo de Jesús es, por su parte, la aceptación y la inauguración de su misión de siervo doliente. Se deja contar entre los pecadores; es ya el ``Cordero de Dios que   quita el pecado del mundo''; anticipa ya el bautismo de su muerte sangrienta. Viene ya a ``cumplir toda justicia'', es decir, se somete enteramente a la voluntad de su Padre: por amor, acepta el bautismo de muerte para la remisión de nuestros pecados» (536).

 

III. TESTIMONIO CRISTIANO

 

 «Bautizados en Cristo y revestidos de Cristo, habeis llegado a ser conformes al Hijo de Dios. Dios, que nos ha predestinado a la adopción, nos ha vuelto semejantes al Cuerpo Glorioso de Cristo. Salidos del baño, habeis recibido el crisma, símbolo y  prenda de la unción con la que fue ungido Cristo. Esta unción es el Espíritu Santo del que el profeta Isaias, hablando en nombre del Señor dice ``El Espíritu Santo está sobre Mí. Me ha enviado para dar la buena noticia a los pobres...''». (S. Cirilo de Jerusalén, Catequesis mistagógica).

 

IV. SUGERENCIAS PARA EL ESTUDIO DE LA HOMILÍA

 

A. Apunte bíblico-litúrgico

 

 El texto de Isaías es el primer cántico del Siervo de Yahvé, un anuncio profético del Mesías: «Mirad a mi Siervo, a quien prefiero».

 

 En el bautismo de Jesucristo, se hace realidad el anuncio: «Se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre El en forma de paloma, y vino una voz del cielo: Tú eres mi Hijo el amado, el predilecto».

 

 Los Hechos de los Apóstoles testifican que Jesús fue «el ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo».

 

B. Contenidos del Catecismo de la Iglesia Católica

 

 La fe:

 

  El bautismo de Jesús: 535-537; 1223-1225.

 

 La respuesta:

 

 El bautismo cristiano: incorporados a la Iglesia, Cuerpo de Cristo: 1267-1269.

 

C. Otras sugerencias

 

 Por el bautismo de penitencia recibido de Juan, Jesucristo, que no tenía pecado, se hizo solidario con los pecadores para quitar el pecado del mundo.

 

 El bautismo de Jesucristo manifiesta además, la solidaridad de Jesucristo con el Padre y con el Espíritu Santo. Mediante El, entramos los hombres en solidaridad con la Trinidad.

 

 Los bautizados somos llamados a la «Nueva Evangelización», que tiene por núcleo la noticia de que «Dios te ama, Cristo ha venido por tí».  El es un Dios que se acerca a nosotros, se nos comunica, se une a nosotros, el verdadero Emmanuel ... Sólo llegamos a la verdadera evangelización cristiana si se anuncia la Persona de  Jesucristo.

 

 Además, por bautizados somos «Hijos de Dios, santos, y amados», y, en cuanto tales, en la «Nueva Evangelización» hemos de empeñarnos en hacer un mundo nuevo, fraterno, justo en el que sea posible el amor y la paz.



[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]