[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_] [_Los MSC_] [_Testigos MSC_]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

ABRAHÁN EL CREYENTE SEGÚN LA ESCRITURA Y EL MIDRASH (José Pons.-Emiliano Jiménez)

Páginas relacionadas

 


11. EL PACTO DE DIOS CON ABRAHAM

La guerra, con su victoria sobre los reyes vecinos y la liberación de su sobrino Lot, no proporcionó la paz a Abraham, sino que le sumió en un mar de inquietudes. Dios, que lee en lo íntimo del corazón de su amigo, interviene, dirigiéndole su palabra para serenar su ánimo:
-No temas, Abraham. Yo soy para ti un escudo. Tu recompensa será grande.

Abraham se sentía confundido en su interior y no descansaba ni cuando lograba conciliar el sueño. El no era hombre de guerra. Le quedó, de la batalla, el temor de haber dado muerte a algún justo, temeroso del Señor. El caso es semejante a uno que, pasando por delante del jardín del rey, vio un haz de espinos y lo cogió. Al ver que el rey le estaba mirando trató de esconderse. Pero el rey le dijo: ¿por qué te escondes de mi vista? Yo necesitaba obreros que recogieran esos espinos y limpiaran mi jardín. Ahora que ya lo has hecho tú, ven y que el administrador te dé tu recompensa. Así, el Santo, bendito sea su Nombre, dijo a Abraham: esos que has dado muerte eran espinos cortados, como está escrito: "los pueblos serán calcinados, espinos cercenados que en fuego arderán" (Is 33,12); por ello, recibirás una gran recompensa.

Y por otra parte, también le inquietaba, amargando su corazón, la conducta de su sobrino Lot. Había arriesgado su vida y la de los suyos por salvarlo y, sin embargo, Lot no regresa con él, como Abraham esperaba, pensando que se hubieran acabado del todo las disensiones entre ellos y que podrían vivir unidos, en familia, como cuando salieron de Jarán. Pero Lot, lo abandona por segunda vez y se vuelve a ir, como si no hubiera cambiado nada, a Sodoma, a vivir en medio de aquella población corrompida y violenta (Gn 19,1).

Abraham, que se siente viejo, experimenta con fuerza atroz su soledad. Sintiéndose más solo que nunca, le invade el miedo, dominado por el pensamiento de que quizás ahora los hijos de los reyes reunirán sus tropas y le atacarán. Por ello, el Señor le dice:
-No temas, Abraham, yo seré tu escudo. Y como el escudo, aunque caigan sobre él todas las flechas, resiste, así resistirás tú, aunque se reúnan todos los pueblos contra ti. Yo combatiré contra ellos en favor tuyo.

Muy sacudido debe haber quedado Abraham, cuando aún no recobra la paz y sigue en sus cavilaciones y temores, diciéndose a sí mismo: he estado en el horno ardiente y he sido salvado; he estado en guerra contra los reyes y he salido salvo de ella, ¿acaso, Señor, no me dirás que ya he recibido mi recompensa en este mundo y que no tendré recompensa en el mundo futuro? Pero el Señor, condescendiente, le aclara: "todo lo que he hecho contigo en este mundo, te lo regalo, pero la recompensa queda establecida para el mundo futuro".

el pacto¡El mundo futuro!, piensa Abraham; y la inquietud vuelve a llenar su mente: "¿Qué me vas a dar, mi Señor, Yahveh, si me voy sin hijos?". En tres ocasiones el Señor dice "pídeme": lo hace con Salomón (1R 3,5), con Ajaz (Is 7,11) y con el Mesías (Sal 2,8). A estos tres se puede añadir el caso de Abraham, pues él no se hubiera atrevido a decir "¿qué me darás?", si el Señor no hubiera dicho antes "pídeme", y lo mismo se puede decir de su nieto Jacob (Gn 28,22). Abraham, pues, medio arrepentido por su audacia, medio insistiendo aún, añade:
-Señor del mundo, si me han de nacer hijos que provoquen tu ira, es mejor que siga sin descendencia. Y esto es lo que creo, según mi interpretación de las estrellas...
-Tú eres un profeta, no un astrólogo.
-¿Acaso Eliezer, el siervo y administrador de todos mis bienes, puede ser considerado como un hijo, que heredará todo lo mío?
Y entonces el Señor le dirigió claramente su palabra:
-No te heredará ese, sino que el heredero será uno que saldrá de tus entrañas.

Y, sacándolo afuera, le dijo:
-Mira al cielo, y cuenta las estrellas, si puedes contarlas. Así será tu descendencia.
Abraham se creyó la palabra del Señor, considerándola una manifestación de su bondad, y al Señor también le agradó la fe de Abraham, reputándola como justicia:

Abraham, esperando contra toda esperanza, creyó y fue hecho padre de muchas naciones, según le había sido dicho: Así será tu posteridad. No vaciló en su fe al considerar su cuerpo ya sin vigor -tenía unos cien años- y el seno de Sara, igualmente estéril. Por el contrario, ante la promesa divina, no cedió a la duda con incredulidad; más bien, fortalecido en su fe, dio gloria a Dios, con el pleno convencimiento de que poderoso es Dios para cumplir lo prometido. Por eso le fue reputado como justicia (Rm 4,18-22).

Contentos los dos, Abraham con la promesa de Dios, y Dios con la fe de Abraham, dialogan confidencialmente bajo las estrellas. Le dice:
-Yo soy Yahveh que te saqué de Ur de los caldeos, para darte esta tierra en propiedad.
Y Abraham, animado por la familiaridad con que Dios se le comunica, se anima a pedir un signo de la promesa:
-Mi Señor, Yahveh, ¿en qué conoceré que ha de ser mía?
El Señor le respondió:
-Tráeme una novilla de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón.
Eran los animales de cada tipo de sacrificio que sus hijos ofrecerían, más tarde, en el Templo como expiación por sus pecados. Por ello, Abraham, mientras cumplía lo ordenado por el Señor, le preguntó:
-Señor, ¿y qué pasará con mis descendientes después de la destrucción del Templo?
-Si proclaman y escuchan la palabra sobre tales sacrificios, tendré en cuenta ese sacrificio de alabanza como si me hubieran ofrecido los sacrificios, y perdonaré sus pecados.

Tomó, pues, Abraham los animales y, partiéndolos por medio, puso cada mitad enfrente de la otra. Era el modo de hacer el pacto llamado berìth ben ha-betarìm (alianza de los animales partidos). Se trata de un pacto sellado, según el rito de pasar por en medio los dos que hacen la alianza, proclamando cada uno: "así se haga conmigo si no cumplo las cláusulas de este pacto".

Abraham no partió por medio ni la tórtola ni el pichón (Gn 15,10). El Señor le iba mostrando, entre las piezas de los animales, los reinos, que según iban apareciendo, se dividían y sucumbían: la novilla de tres años era Edom, que es como baca que todo lo pisa; la cabra de tres años es el reino de Grecia, como está escrito: "El macho cabrío creció extraordinariamente" (Dn 8,8) y el carnero de tres años es el reino de Media y Persia, como está escrito: "El carnero de dos cuernos que yo he visto son los reyes de Media y Persia" (Dn 8,20). La destrucción ritual que Abraham hace de estos animales quita ya todo poder a los reinos que ellos simbolizan. La paloma, que es Israel, no es partida. Así está escrito: "Paloma mía, que anidas en los huecos de la peña" (Ct 2,14), y más adelante: "Una sola es mi paloma, sin defecto" (Ct 6,9). ¿Y el pichón? El pichón es el hijo bendito de la paloma, que será ofrecido para sellar la alianza, pero al que "no se le quebrará ningún hueso" (Jn 19,36), aunque sí será traspasado su corazón sin hiel, para que de él salga sangre y agua (Jn 19,33ss).

Las aves rapaces descendieron sobre los animales muertos, pero Abraham los espantó. Las fuerzas de mal acecharán siempre, intentando invalidar el pacto de Dios con Abraham y sus descendencia. Es la amenaza de toda la historia de Dios con los hombres: la infidelidad al pacto, hasta que quede sellado en la sangre, no de unos animales partidos, sino de la descendencia de Abraham, de su hijo, el Mesías.

Y sucedió que al caer la tarde, estando el sol para ponerse, cayó un sopor sobre Abraham, y de pronto le invadió un gran sobresalto. Se trata del sueño de la profecía y Abraham se sobresalta ante la visión futura que el Señor le muestra:
-Has de saber que tus descendientes serán forasteros en tierra extraña. Los esclavizarán y oprimirán durante cuatrocientos años. Pero yo a mi vez juzgaré a la nación a quien sirvan; y luego saldrán cargados de riquezas. Tú, en tanto, vendrás en paz con tus padres, serás sepultado en buena ancianidad. Y a la cuarta generación volverán ellos aquí; porque hasta entonces no se habrá colmado la maldad de los amorreos.

Dios no quería que su siervo fiel viera el comienzo de la esclavitud ni viera la causa de ella. Se reuniría con sus padres dos años antes de que José sea vendido por sus hermanos.
Después que Dios reveló en sueños a Abraham el futuro de su descendencia, el Señor lo selló, pasando El solo en medio de los animales partidos. Como está escrito: "Y, puesto ya el sol, surgió de en medio de densas tinieblas un fuego humeante que pasó por entre los animales partidos. Así, aquel día firmó Yahveh una alianza con Abraham, diciendo:
-A tu descendencia he dado esta tierra".

En el momento mismo en que Dios habla, es como si ya se hubiese cumplido su palabra.

Esta alianza es don gratuito de Dios. Nada se pide a Abraham; a nada se compromete, pues no pasa entre los animales. Su realización sólo depende de una condición cronológica: que transcurran cuatrocientos años.

Es como un caminante, que iba por el desierto; caminó un día, dos, tres, diez días sin encontrar una tienda, ni un refugio, ni un árbol, ni agua, ni alma viva. Finalmente, después de mucho caminar, vio a lo lejos un árbol. Entonces pensó: quizás junto al árbol hallaré un poco de agua. Acercándose al árbol, efectivamente, vio que de entre sus mismas raíces brotaba una fuente. El árbol era magnífico, con frutos estupendos y dulces, y la copa de sus ramas y hojas daban una sombra deliciosa. Se sentó, descansó a su sombra, comió de la fruta, bebió del agua de la fuente y experimentó un inmenso descanso. Cuando se disponía a continuar la marcha, se dijo: Oh, árbol bendito, ¿qué puedo augurarte?, ¿qué te puedo desear?
¿Que tu madera sea bella? Ya lo es.
¿Que tu sombra sea suave? Ya lo es.
¿Que tus frutos sean dulces? Ya lo son.
¿Que brote un manantial de tus raíces? Ya brota.
¿Que te circunde un lugar ameno? Ya lo tienes.
¿Qué puedo desearte? ¡Que todos los árboles que broten de tu semilla sean como tú!

Así el Santo, bendito sea su nombre, creó el mundo, surgieron veinte generaciones, que, como el desierto, no dieron ningún fruto, ni un justo siquiera. Después de ellas, el Señor vio a Abraham que vivía en el país de los Caldeos. Se preguntó el Señor: ¿Será capaz de resistir? Arrojado al horno ardiente, superó la prueba y el Señor, entonces, lo quiso tener cerca de El y lo llevó a Israel. En Israel, Abraham dio gloria a Dios, derramando bendiciones a su paso por la tierra. Dijo entonces el Señor: ¡Oh Abraham, Abraham! ¿qué puedo augurarte? ¿Qué te puedo desear? ¿Que tú y Sara viváis en la justicia en medio de esta generación? Ya vivís así. ¿Que vivan lo mismo las gentes de vuestra familia? Ya lo hacen. ¿Qué puedo desearte? ¡Que todos tus descendientes, en el futuro, tengan tu misma fe!


Así Abraham creyó en Dios y le fue reputado como justicia. Tened, pues, entendido que los que viven de la fe, esos son los hijos de Abraham. La Escritura, previendo que Dios justificaría a los gentiles por la fe, anunció con antelación a Abraham esta buena nueva: En ti serán bendecidas todas las naciones. Así, pues, los que viven de la fe son bendecidos con Abraham el creyente (Ga 3,6-9).
Y la Escritura no dice solamente por Abraham que le fue reputado, sino también por nosotros, a quienes ha de ser imputada la fe, a nosotros que creemos en Aquel que resucitó de entre los muertos a Jesús, Señor nuestro, que fue entregado por nuestros pecados, y fue resucitado para nuestra justificación (Rm 4,23-25).




[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]