[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Meriam Ibrahim, la sudanesa cristiana de 27 años condenada a la horca por no abjurar de su fe cristiana, ha dado a luz en la cárcel

Páginas relacionadas 

.

«Es una niña», han declarado sus abogados al Telegraph.
Lea la carta de gratitud de una doctora en microbilogía nigeriana

 

Meriam Yehya Ibrahim deberá pagar con su vida haber roto un compromiso que nunca firmó. Un tribunal sudanés ha condenado a muerte a esta mujer cristiana de 27 años por renunciar a la fe musulmana que estaba obligada a abrazar de nacimiento. Ibrahim permanece detenida con su hijo de año y medio y está embarazada de ocho meses, informa la ONG Amnistía Internacional. “Le hemos dado tres días para que se retractara, pero como usted insiste en no volver al islam la condeno a morir en la horca”, ha concluido el juez Al-Khalifa ante la mirada impasible de la acusada en un tribunal de Jartum, la capital de Sudán, informa la agencia de noticias AFP. Este país africano cuenta con una amplia mayoría musulmana, fundamentalmente afincada en el norte, y una minoría cristiana que tradicionalmente ha vivido en el sur.

Meriam Ibrahim condenada a muerto a la horca por convertirse al cristianismo



Ibrahim fue criada como cristiana ortodoxa, la religión de su madre. Su padre, musulmán, no estuvo presente durante su infancia. Las autoridades le consideran musulmana por su origen paterno, pero ella se define como cristiana, por lo que su matrimonio con un hombre cristiano no supone una renuncia al islam, pues nunca se habría abrazado a él. Aunque Sudán introdujo la sharía —ley islámica— en 1983, la suya es la primera condena a muerte por este motivo en el país, informa la agencia Reuters. Aunque las embajadas de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Holanda pidieron al Gobierno que respetara “la libertad religiosa, incluido el derecho a que una persona cambie sus creencias”, al tribunal no le tembló el pulso cuando la mujer ratificó por última vez su fe ante un tribunal que se dirigía a ella por su supuesto nombre islámico. “No soy apóstata, soy cristiana”.

Amnistía Internacional cuenta que Ibrahim fue arrestada en agosto de 2013. Un familiar le había acusado de haberse casado con un hombre cristiano —Sudán considera adulterio que un musulmán contraiga matrimonio con una persona de otra religión—. El tribunal también le imputó por apostatar al islam después de declararse cristiana el pasado febrero y las autoridades sudanesas han considerado inválido su matrimonio. “Esto no ocurre solo en Sudán. En Arabia Saudí, como en todos los países islámicos, no está permitido que un musulmán cambie su religión”, ha declarado el ministro sudanés de Información, Ahmed Bilal Osman. La mujer ha sido condenada a recibir 100 latigazos antes de ser ejecutada.

Meriam Ibrahim matrimonio


En las últimas semanas, varios grupos de estudiantes universitarios han dirigido una serie de protestas junto a la Universidad de Jartum pidiendo el fin de los abusos contra derechos humanos en el país. Cerca de 50 personas esperaban esta mañana a la entrada del juzgado con pancartas en defensa de la libertad religiosa. “Los detalles del caso sacan a la luz la descarada interferencia del régimen en la vida privada de los ciudadanos”, critica el movimiento juvenil Sudan Change Now. Mientras, varios islamistas celebraban el veredicto: “Alá es el más grande”.

Amnistía Internacional denuncia que dos sudanesas de 23 años fueron condenadas a morir lapidadas por adulterio en 2013. Ambas confesaron tras sufrir coacciones y fueron liberadas. Ibrahim, víctima de un pecado con el que vino al mundo, aún suspira para que un halo de justicia ilumine un futuro


«Esta es una buena noticia dentro de la prueba terrible de Meriam. Está programado visitarla con su marido Daniel en el día de hoy. Pienso que a la niña la llamarán Maya», ha añadido el abogado, Mohaned Mustafa Elnour, entrevistado por el Daily Mail.

El esposo de Meriam Ibrahim y la niña recién nacida
 El esposo y la niña recién nacida

La mujer está detenida con los pies atados desde febrero junto a su hijo Martin de 20 meses, pero la pena de muerte aún no ha sido ejecutada porque según la ley coránica el niño que llevaba en su seno debía ser preservado.

Meriam deberá pagar con su vida la “traición” al islam dos años después del parto para permitir que amamante a su hija.

El jueves pasado los abogados defensores de la mujer recurrieron ante el Tribunal de Apelación de Bahri y Sharq Al Nil y si el intento fracasa los abogados, que arriesgan su vida, ya han pensado en nuevas vías, entre las que se encuentra la presentación del caso al Tribunal Supremo de Sudán y al Tribunal Constitucional.

El gobierno sudanés ha sido condenado por los medios de comunicación internacionales, pero el caso concierne directamente también a Washington, dado que Meriam está casada con Daniel Wani, ciudadano estadounidense.

Chris Smith, presidente de la comisión del Congreso americano que supervisa las relaciones con África, la semana pasada exhortó a «los Estados Unidos y a toda la comunidad internacional» a exigir que «Sudán anule inmediatamente la sentencia».

Smith ha añadido que «la voluntad firme de la señora Ibrahim de afirmar su libertad religiosa es signo de una gran fuerza y de un coraje que no son comunes».

 

Meriam Ibrahim liberada
Tras la liberación: a la izquierda, Daniel Wani, el marido de Meriam, que va en silla de ruedas y es ciudadano de EEUU desde 2005, con su hijo mayor Martin; Meriam lleva a la pequeña Maya, nacida en prisión; a su derecha, uno de los abogados que ha ayudado en el caso

Después de haber estado presa nuevamente por "falsificación de documentos" se refugió en la embajada norteamericana y por fin ha podido salir. Fue recibida por el Papa Francisco con su esposo y los niños.




[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]