[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_] [_Los MSC_] [_Testigos MSC_]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

De temporibus novissimis - De los Últimos Tiempos (José de Acosta): Cuatro Libros - Índice y Dedicación

 

Libro 1 Libro 2 Libro 3 Libro 4
Index de Materia y de Citas Bíblicas
Advertencia - Texto original en formato pdf
Páginas relacionadas
 

 

Dedicación
Índice

 

Tapa del Libro impreso De Temporibus Novissimis - los últimos tiempos de Jose de Acosta

 

 

 

De Temporibus Novissimis - De los Últimos Tiempos autor: José de Acosta de la Sociedad de JesúsDedicado al ilustrísimo y reverendísimo D.D.  Agustín Valerius S.(antcae) R. (Romanae) E. (Ecclesiae) Cardenal Presbítero dignísimo y Obispo de Verona por José Acosta de la Sociedad de Jesús. S.(ervus) D. (ei)

Cardenal dignísimo: Ya que varios han escrito tratados sobre los últimos tiempos, es decir, sobre la última época del género humano, sobre los signos anunciados, sobre el juicio, sobre la cruel tiranía del anticristo, sobre el tránsito del mundo mismo [p. 400] tengo la impresión que no me queda nada para que yo lo comente al respecto. Pero se me ocurren dos razones que me animan a pesar deDe Temporibus Novissimis - De los Últimos Tiempos autor: José de Acosta de la Sociedad de Jesús p.400 todo. En primer lugar lo que me anima es que han caído entre mis manos por casualidad ciertos comentarios sobre este tema, es decir, scholia sobre el libro del Apocalipsis; y encima, me han preguntado qué es lo que pienso al respecto. Encontré no pocas cosas que a mi parecer eran novedad. Precisamente estos aspectos novedosos me movieron y me impulsaron a realizar un estudio más detallado respecto a lo que está en consonancia con los fundamentos de la sana y probada doctrina. Al dedicarme a este trabajo comencé a aprovechar los libros de padres antiguos y recientes que estaban a la mano. Entonces encontré, como a veces sucede, varias cosas importantes  y más impresionantes de lo que solía pensar según la sentencia común. Para que mi trabajo, que a lo mejor no desagrada a los demás, no se pierda  ni será inútil en  el futuro, pensé que era bueno ponerlo por escrito.

Ahora bien, estas cosas requieren realmente una larga investigación  ya que hay que aclarar pasajes difíciles de las Sagradas Escrituras donde se esconden tantas cosas. Se necesita un trato y un cuidado no pequeño. Sin embargo, al leer con mayor atención las letras divinas, que Cristo nos ordena escrutar[1], tanto en cuanto se relacionan unas con otras y también finalmente cuando son iluminadas por las reflexiones doctísimas y piadosas de los Padres, es imposible expresar cuántos frutos sabrosos y abundantes traen[2]. A partir de ahí comprendemos, cuál es la regla de la fe,  a la cual es necesario buscarla y permanecer en ella de manera inquebrantable[3]  hasta permitir abundar en el sentido y cuál ha de ser la sobriedad [p. 401] en la investigación que tanto recomienda el Apóstol.

Además de las razones expuestas anteriormente se presenta al mismo tiempoDe Temporibus Novissimis - De los Últimos Tiempos autor: José de Acosta de la Sociedad de Jesús p. 401 otra adicional.  Puesto que se me ha encargado con ocasión de la llegada del superior explicar al pueblo de Lima la narración del juicio junto con aquella funesta tragedia del último tiempo, observé que se dio un fruto más abundante por encima de otras predicaciones precisamente por la contemplación de aquellas cosas a las que Daniel llama con justa razón admirables[4]. Ellas son  escuchadas con mayor atención, se recuerdan más tenazmente y espolean con mayor vehemencia el ánimo de la gente. Es que ayuda  a inculcar un saludable temor de Dios, el deseo de alejarse de todas estas necedades del mundo engañoso. Para ello es eficaz la simple narración de las calamidades, persecuciones, signos y de aquella perturbación de todas las cosas y finalmente del desastre supremo por medio  del cual débil ya y desfalleciendo todo este mundo colapsará. ¿Cómo nos conviene ser y con cuánta santidad como exhorta  Pedro[5] los que esperamos estas cosas? Es verdad, el estilo será muy distinto de aquel que tiene carácter de exhortación y popular (ese es el más apropiado  y se acomoda más a la persuasión pero conviene menos para este tratado) por medio del cual se tratará la misma historia. Sin embargo,  en el mismo debate sucede frecuentemente que el peso y la fuerza del tema eleva el ánimo a estas alturas. Contemplado eso lo que  ofrece a la esperanza la vida, no deja de cuestionar. Ciertamente, a  mí personalmente  [p. 402], lo confieso libremente, esta reflexión cuando estoy escribiendo o leyéndola, me pareció ofrecer no poca ayuda.

Me parece oportuno exhortar a los que leerán esto, si es que lo lean, que miren de cerca todo aquello que no les gusta, si es que tiene apoyo sea en las Escrituras sea en la autoridad de los Santos Padres y desde allí aprueben o  desaprueben lo que afirmamos. No hay que aportar  nada aunque tenga poco que ver con la sensatez humana que no tenga relación, como dije, con aquella regla.

De Temporibus Novissimis - De los Últimos Tiempos autor: José de Acosta de la Sociedad de Jesús p. 402Es que existen tantos y tan extensos tratados de Novissimis elaborados por nuestros antepasados. También hay pronunciamientos de los más antiguos y más cercanos a los apóstoles y están más explicadas de manera que no conviene opinar otra cosa al respecto que lo que proviene de los mismos  apóstoles entre las cosas arcanas que han sido transmitidas a la Iglesia oralmente más que por escrito. Creo que esto sucedió de esta manera que no se confíen estas cosas si no han sido aprobadas por hombres prudentes. Así lo insinúa también Pablo cuando escribe sobre esto a los Tesalonicenses[6]. Si de los primeros escritores leemos algunas cosas  que con razón han sido reprobadas por la Iglesia, no debe perturbarnos eso tampoco de otros que por lo demás transmiten de manera piadosa y docta cuando quieren elevar la autoridad o también la quieran demoler. Es la razón del ingenio humano que aunque escuche algo con diligencia, pero cuando ha recibido algo de otros y lo transmite a otros, si no es guiado desde el cielo por una inspiración,  (pag 403) y esto está reservado sólo a los escritores canónicos, entonces pondrá mucho de lo suyo y de lo que él entiende piensa que así ha sido transmitido por los anteriores. Sabemos que de ahí han surgido dogmas variados de muchos antiguos que con derecho han sido desautorizados mientras que en la Iglesia de Dios la opinión de sus autores se mantiene clara.  

Por tanto existe cierta regla a partir de la cual, como las monedas en su mínimaDe Temporibus Novissimis - De los Últimos Tiempos autor: José de Acosta de la Sociedad de Jesús p. 403 cantidad sin falta,  han de probarse las tradiciones de los antiguos, eso es el consenso de la Iglesia. Aquellas que  han sido aceptadas por ella y que por su misma antigüedad y universalidad ya han sido confirmadas y han de considerarse indudablemente como apostólicas y divinas aunque no esté así literalmente expresado. Aquellas que no tienen suficiente un consenso firme acerca de las cuales  los Padres católicos unos piensan así y otros asá, entonces en cada uno habrá lugar para abundar en el sentido suyo. Pues, la que  aquella rechaza y desaprueba abiertamente, entonces no hay que darle tanta importancia de la autoridad del escritor que sea para que nos deba mover.  En consecuencia si en Justino mártir, o Ireneo, Hipólito, Lactancio y en los demás de esta clase de tempranos escritores se presenta algo sobre cierta duración del mundo, sobre la primera resurrección, sobre el milenario reino temporal de los santos, del Anticristo como que no sería una persona humana sino diabólica[7], lo que de ninguna manera acepta la sana fe, y con todo, no conviene hacer mayor batahola sobre los comentarios de estos hombres ya que es propio sólo de la Escritura canónica ( pag. 404) que nada falso pueda presentarse. Estos, pues, lo que recibieron desde la edad apostólica lo han transmitido a los posteriores.De Temporibus Novissimis - De los Últimos Tiempos autor: José de Acosta de la Sociedad de Jesús p. 404 Pero en el entretiempo y lo que es muy humano al adherirse demasiado a la letra que mata menos han logrado el espíritu. Eso sucede primordialmente en la Apocalipsis de Juan y la que se escribe abundantemente de los tiempos postreros. Es cierto que aquel sentido más limitado como lo entienden los judíos ha de rechazarse por la dignidad de las divinas letras para que se conserve la verdad y se guarde la verdad histórica[8]. Si no, al entender todos demasiado en su sentido espiritual no entenderemos nada. Ese vicio se da en Orígenes y sus secuaces. Ya que no deja nada de la historia todo lo alegorizan. Apenas puede decir cuánto me afrenta esto. Al mirar cómo a las profecías divinamente inspiradas de las cosas futuras les han quitado la majestad profética, evité el estudio de este investigador. De ahí me parece que los milenaristas, de ahí los origenistas por la vía inverosímil han sufrido un naufragio no inverosímil. Así como que cuando navegan demasiado cerca de la tierra  son llevados a lugares que los destrozan. Otros salen a altamar más de lo que conviene y entonces la violencia de los vientos y del mar y los torbellinos los hunde.

Es por eso que he exhortado lo que en Daniel, en lo que dice el Señor en el monte de los olivos, Pablo en sus cartas a los tesalonicenses y corintios y, máximamente, en la  misma Apocalipsis de Juan abiertamente se escribe sobre la historia (pag. 405) de los últimos tiempos que son, sin embargo, como De Temporibus Novissimis - De los Últimos Tiempos autor: José de Acosta de la Sociedad de Jesús p. 405prontuarios divinos para la globalidad de este tratado, pero muchos alegorizan mucho de manera que prácticamente no queda nada con certeza lo que podemos captar de los que se ha predicho de las cosas futuras.  Esto lleva la grandeza del Espíritu divino que todo lo prevé y se lo anuncia a los suyos, a indignas angustias. Por eso hay que insistir que ni seguiremos los comentarios de fábulas vanas, ni dejaremos de lado lo que según el sentido histórico podamos entender correctamente de las cosas preanunciadas. No negamos que ciertamente deseamos y pedimos que lo consigamos aunque en algo  estemos fallando. (¿Quiénes somos ante algo tan grande?). Lo que me vino a la mente de escribir respecto al argumento propuesto lo he distribuido en cuatro libros. En el primero se trata de manera general del tiempo del juicio final, si está cercano o no y de los signos que preceden  por toda la historia de la Iglesia.  En el segundo más propiamente  de la venida del Anticristo y de su poder y de todas sus salvajadas de todas que nunca se han dado en la persecución de la Iglesia de Cristo.  En el tercero de  aquellos tiempos de los beatos y de la constancia y corona de los soldados de Cristo, de la venida de Elías y de la derrota final del mismo Anticristo.  En el cuarto del mismo tiempo postrero, del tiempo que queda hasta la venida del Señor, de los signos respecto al fin del mundo y del juicio. Ahora bien, exponer como se lo (pag. 406)  merece y de acuerdo la magnitud de las cosas, se necesitarían varios volúmenes.

De nuestra parte solamente cosecharemos de los libros divinos y, debatiendo a nuestro modo y sin prejuicio de la opinión de quien sea, seguiremos la opiniónDe Temporibus Novissimis - De los Últimos Tiempos autor: José de Acosta de la Sociedad de Jesús p. 406 que nos parezca mejor y así elaboramos algo como un compendio de una exposición ordenada.

De ahí, si algo se presenta de manera recta  y conveniente, se ha de atribuir como aceptado de la fuente suprema de la sapiencia, lo demás a la ignorancia humana. Si nos escapa lograr la verdad en estas cosas muy oscuras, con gusto escucharemos ahora de los doctores o de alguna manera seremos enseñados por dedicarnos a las cosas mismas.

Estas exiguas elucubraciones – no son otra cosa – decidí dedicarlas a ti, ilustrísimo obispo no solamente porque lo merezcas mucho de parte de nuestra sociedad y  personalmente me has conquistado totalmente por tu comprensión y benignidad sino también porque destacas en todo tipo de ciencias, así estos nuestro trabajo obtendrá la  seguridad y, además,  la autoridad bajo el patrocinio de tan alto gobernador.

Por eso, acepta, ilustrísimo cardenal, este ofrecimiento de mi estudio que espontáneamente te brindo. Acéptalo así para que sea de tu agrado y, ya que es muy inferior a lo que correspondería a tu amplísima erudición y dignidad, tengas la bondad de ignorar por lo que dije por amor propio. Vale.

D E.

 

Índice

Primer Libro
Las Sagradas Escrituras transmiten que el día del juicio se está acercando.
Capítulo I
Varios de los Santos Padres han opinado que el fin del mundo ya había llegado. ¿Cómo ha de entenderse esta sentencia?
Capítulo II.
Contra la temeridad de aquellos que tienen la audacia de predecir el año o el tiempo fijo del juicio.
Capítulo III.
Los daños que resultan cuando uno puntualiza la inminencia del juicio.
Capítulo IV
Cuál es la razón que las Sagradas Escrituras dicen que la venida del Señor está realmente cerca y, sin embargo, hay que esperarla con paciencia?
Capítulo V.
Los días del juicio son cercanos para cada uno porque el día de la muerte no está muy distante.
Capítulo VI
Cada uno ha de meditar que es inminente el día del juicio.
Capítulo VII
Las razones por las cuales Dios, además del juicio particular de los individuos, fija también el juicio universal de todos.
Capítulo VIII
Cómo ha de entenderse la expresión que no pasará esta generación sin que todo esto suceda.
Capítulo IX
Es de suma utilidad tratar la historia de los últimos tiempos.
Capítulo X
La regla más necesaria para que se pueda entender las Sagradas Escrituras.
Capítulo XI.
La finalidad del discurso del Señor en el monte de los olivos es predecir fin del mundo entero más que la destrucción de una ciudad.
Capítulo XII
También en los demás textos de la Escritura muchas veces se predicen propiamente los eventos de los últimos tiempos.
Capítulo XIII.
El sumario del sermón pronunciado en el monte de los olivos: cuatro signos que durante un largo espacio de tiempo precederán la consumación del siglo.
Capítulo XIIII.
Cómo describe el Salvador los signos de la consumación del siglo que sufrirá el mundo mucho antes de su destrucción.
Capítulo XV.
Entre todos los signos el más seguro consiste en el hecho cuando se ha completado la predicación del evangelio en el mundo entero.
Capítulo XVI
La promulgación del evangelio no ha llegado aún a todas las naciones.
Capítulo XVII.
¿Se puede saber cuándo el evangelio habrá sido anunciado a todos para que venga el fin?
Capitulo XVIII

 LIBRO SEGUNDO
Ahora necesitamos hablar de la gran tribulación futura bajo el Anticristo.
Capítulo I.
El pasaje de Pablo que explica el momento de la llegada del Anticristo.
Capítulo II
De los nombres de Anticristo.
Capítulo III.
Muchas cosas respecto al Anticristo las tienen los Santos Padres por tradición apostólica, cosas que no han de despreciarse.
Capítulo IV.
El Anticristo dirá con mentira que él es el verdadero Mesías y como tal lo aceptarán los judíos.
Capítulo V.
Lo que transmiten los Padres respecto la educación y la ignobilidad del reino del Anticristo.
Capítulo VI.
La tiranía del Anticristo durará tres años y medio
Capítulo VII.
Se harán grandes guerras antes que, vencido el mundo, todo se concentra en la persecución de la Iglesia.
Capítulo VIII.
El imperio del Anticristo será más grande que todos los que jamás existieron.
Capítulo IX.
De la soberbia del Anticristo que se considera Mesías y Dios y se presenta para que lo adoren.
Capítulo X.
Una digresión: un ejemplo de la insania de soberbia.
Capítulo XI.
¿Cómo ha de entenderse que estará entronizada en el templo la abominación de la desolación en el lugar sagrado?
Capítulo XII.
De la torpeza y de los vicios del Anticristo.
Capítulo XIII
De la gravedad de la persecución del Anticristo, de Gog y de Magog.
Capítulo XIIII.
De la eliminación del sacrificio perene.
Capítulo XV
De los predicadores del Anticristo.
Capítulo XVI.
El seudoprofeta y principal predicador del Anticristo. (504)
Capítulo XVII.
Los milagros y prodigios que hará.
Capitulo XVIII
La razón por qué los signos del Anticristo se tildan de mentirosos
Capítulo XIX
La santidad fingida y la gran elocuencia y cómo será que los santos serán vencidos por él.
Capítulo XX.
Los grandes regalos con los cuales capturará a muchos.
Capítulo XXI
De la inmensa crueldad de aquel contra los siervos de Cristo y de la amarga tribulación de la Iglesia.
Capítulo XXII.

 

LIBRO TERCERO.
La persecución del Anticristo aunque sea fuerte no superará a la Iglesia.
Capítulo I.
La ayuda de Dios y el cuidado de los ángeles
Capítulo II.
De la gran defensa de la divina Escritura de cara a las artes del Anticristo.
Capítulo III
Habrá en el futuro, al final del tiempo, hombres de apostólica santidad para la Iglesia.
Capítulo IIII
Algunos dudan que en el tiempo del Anticristo vengan Elías y Henoc.
Capítulo V.
Es sentencia común de los Padres que Elías y Henoc volverán en los últimos tiempos.
Capítulo VI.
Si nos atenemos a la fe de la Escritura canónica no se puede negar la venida de Elías antes del juicio.
Capítulo VII.
La Escritura transmite que también Henoc vendrá antes del juicio.
Cap. VIII
En el libro de la Apocalipsis se manifiesta claramente la venida y la admirable predicación de Elías y de Henoc.
Capítulo IX.
Al venir Elías y Henoc, los judíos parece que no se convertirán en lo más mínimo
Capítulo X.
El resto de Israel creerá en Cristo por la predicación de Elías.
Capítulo XI.
Concordar de los pasajes de la Escritura respecto a la fe y la infidelidad de los judíos.
Capítulo XII.
Si al mismo tiempo se dará el reino del Anticristo y el testimonio de aquellos dos profetas.
Capítulo XIII
Acerca de la concertación de Elías y Henoc con el Anticristo.
Capítulo XIV
El martirio y la glorificación de los santos Elías y Henoc.
Capítulo XV.
En el monte santo el Anticristo tomará asiento y ahí mismo perecerá.
Capítulo XVI.
Será destruido el maligno aquel por Cristo el Señor.
Capítulo XIV
El intervalo señalado por Daniel entre la destrucción del Anticristo hasta el día del juicio.
Capítulo XVIII.

 

LIBRO CUARTO
El día del Señor vendrá de manera repentina o más bien de manera vehementemente temida.
Capítulo I.
Se presenta la opinión del D. Agustín respecto a la pregunta analizada.
Capítulo II.
La exposición de la cuestión anterior: cómo es posible que el último día sea incierto y, sin embargo, temido y hasta previsto.
Capítulo III.
Confrontación y armonización de los pasajes de la Escritura que se contradicen. Se demostrará que para los malos la venida del Señor es improvista pero para los buenos nunca lo es.
Capítulo IV.
Los santos y sabios deducen con certeza de la llegada del Anticristo y de Elías que es inminente el juicio.
Capítulo V
Los impíos tampoco después de la supresión del Anticristo esperarán en modo alguno el juicio.
Capítulo VI
Cuáles serán las circunstancias futuras del juicio inminente y cuáles los signos celestes correspondientes.
Capítulo VII.
De los demás prodigios que sucederán entonces en la tierra y en los demás elementos.
Capítulo VIII.
Algunos Padres opinan que la sustancia del cielo se consumirá por aquel fuego extremo.
Capítulo IX.
La sustancia del cielo es perpetua. Sus elementos no perecerán en el último incendio, más bien serán transformados.
Capítulo X.
Se dará la conflagración futura antes de la resurrección de los muertos.
Capítulo XI.
Respuesta a las razones aportadas respecto al fuego futuro ante la resurrección.
Capítulo XII
El lugar del juicio futuro en el valle de Josafat según el profeta Joel.
Capítulo XIII.
El ilustre vaticinio de Zacarías sobre el lugar del juicio.
Capítulo XIV
Algunos opinan que Cristo vendrá a medianoche, otros piensan que vendrá de madrugada.
Capítulo XV.
Del signo del hijo del hombre que aparecerá.
Capítulo XVI
DE LA TROMPETA FINAL
Capítulo XVII
Del ministerio de los ángeles en la resurrección general.
Capítulo XVIII
En el momento de la venida de Cristo para el juicio ¿se encontrarán algunos que aun no han muerto?
Capítulo XIX
Habrá algunos sobrevivientes cuando Cristo venga. Se puede defender sin peligro para la fe que sin morir serán transformados.
Capítulo XX.
Se ajusta más a la Escritura que también aquellos que encontrará Cristo en vida, en el arrebatamiento mismo y no antes serán transformados interviniendo la muerte.
Capítulo XXI.
El orden de las cosas que se dan en el último día, nadie definitivamente lo puede saber ahora. Algo por mientras puede parecer muy probable.
Capítulo XXII
Cómo serán juzgados los hombres y abiertos los libros en el juicio.
Capítulo XXIII.
En el día del juicio se ha de publicar lo escondido de todos, también los pasos de los justos.
Capítulo XXIV
Acerca de la problemática especial en el juicio respecto a las obras de misericordia.
Capítulo XXV.
Aunque todos han de ser juzgado, algunos juzgarán y también algunos han de ser juzgados antes que los demás.
Capítulo XXVI.

 

 

 



 

 



[1] Cf. 5, 39.

[2] Cf. Fil 3, 14.

[3] Cf. 12, 3.

[4] Cf. Dan 12, 6.

[5] Cf. 2 Pe 3, 18.

[6] Cf. 2 Ts 2, 1-2.

[7] Cf. Justino, en el Diálogo con Trifón; Ireneo, libro 5 adversus hareses; Lanctancio en 7 institutionum de Millenario Rego  y de prima resurrectuone transmiten mucho. Hipolit en el libro de consumatione mundi  dice que el Anticristo será el mismo diablo escondido bajo la cara fantástica de un hombre.

[8] Cf. 2 Cor 3, 6.

 


[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]